NYCFC se da baño de masas en Manhattan tras victoria épica contra Chicago Fire

Los azules del Bronx se dejaron abrazar por el calor de los aficionados y entintaron cientos de camisetas para celebrar la épica victoria
Sigue a El Diario NY en Facebook
NYCFC se da baño de masas en Manhattan tras victoria épica contra Chicago Fire
David Villa atiende a aficionados en la tienda oficial de Adidas en la Quinta avenida.
Foto: Facebook / NYCFC

La plantilla completa del New York City FC estuvo firmando autógrafos a los cientos de aficionados que abarrotaron el martes la tienda oficial de Adidas en Manhattan después de responder preguntas de los medios de comunicación sobre la victoria épica ante Toronto con un hombre menos, el fondo de armario del equipo tras las lesiones sufridas y las alternativas tácticas que manejan.

Patrick Vieira fue el único ausente en la cita del equipo de la Gran Manzana después de derrotar a Chicago Fire en un partido que desde el club lo ven como un epígrafe de la breve historia citizen. El francés no podrá alinear el próximo fin de semana a Ronald Matarrita, Miguel Camargo, ni Rodney Wallace, a los que se sumará Yangel Herrera, sancionado por un pisotón a Bastian Schweinsteiger que le costó la roja.

David Villa y Bastian Schweinsteiger compartirán vestuario en el All Star MLS. | Foto: Twitter @NYCFC

“Muchos jugadores me comentaron en el vestuario que me sacó la segunda amarilla porque se la hice a él“, desveló Yangel Herrera en declaraciones exclusivas a El Diario. “Me da rabia porque ahora me pierdo el partido contra Toronto”.

Vieira reconoció tras el empate en casa frente a los canadienses que el equipo estaba cansado. Sin embargo, rara vez el francés consume los tres cambios, y el equipo termina recibiendo el empate como sucedió con Toronto, con New England y como estuvo a punto de ocurrir frente a Chicago Fire.

“Los cambios no son solo para refrescar gente”, recordó David Villa. “El entrenador es el que ve lo que hay en el campo y lo que necesitamos”. En esa misma línea se juntaron Callens y Matarrita, diciendo que si “hiciera falta jugar los 90 minutos con los mismos once, así se hará”.

Sin embargo, el capitán del equipo advirtió de que habrá jugadores “menos importantes que tendrán que dar un paso adelante, como hizo el otro día Jonathan Lewis“. El joven extremo desplazó del equipo titular a Tommy McNamara y realizó una actuación completísima, con asistencia al asturiano incluida para abrir el marcador.

El abanico de Patrick Vieira

La filosofía del New York City FC de tener la pelota y atacar es indiscutible, incluso Bradley Wright-Philipps, goleador del máximo rival a la otra orilla del Hudson, lo reconoció antes de un derby. Con independencia del rival y de la presión que instalen, los de la Gran Manzana diseñan la jugada desde la pareja de centrales, edifican pasando por la medular y dan rienda suelta a la creatividad en el último tercio de campo.

La base y la filosofía del equipo es esa, pero manejan variantes al ataque posicional con el que empiezan cada partido. Prueba de ello fue la resistencia que ofrecieron ante el ataque con un hombre más de Chicago Fire, que no consiguieron perforar la meta de Sean Johnson pese al asedio continuo que sufrió en la recta final de la segunda parte.

“A veces el rival te exige echarte atrás y replegarte”, describió Villa. “No es algo que entrenemos, pero el partido a veces te pide jugar al contragolpe”. El asturiano está acostumbrado a pelear contra toda la defensa en segundas partes donde NYCFC busca sacar partido de los espacios y combinar a uno o dos toques para finalizar rápido las jugadas. Así llegó el tanto de Maxi Morález contra Toronto, uno de los más bonitos en lo que va de campaña.

Andrea Pirlo, que no está contando con los minutos que desearía, también atendió con su calma habitual a El Diario para confesar que él preferiría defenderse con el balón. Sin embargo, restó importancia al tema alegando que es normal jugar al contragolpe cuando vas ganando contra un equipo grande, momento en el que aprovechó para lanzar un mensaje que no gustará a su entrenador.

“No sé por qué no jugamos así, la verdad, igual es un tema de mentalidad“, explicó Pirlo. “No me tienes que preguntar a mí eso, yo no juego“.