Video: Dominicano cuenta cómo fue pateado por policías mientras se incendiaba

Miguel Feliz: "Me despierto por las noches como si estuviera prendido en llamas todavía"
Video: Dominicano cuenta cómo fue pateado por policías mientras se incendiaba
Miguel Feliz se sometió a varias operaciones de cirugía y ahora está en proceso de rehabilitación.
Foto: Cortesía / Univision Investiga

El dominicano prendido en llamas y que sufrió las patadas de agentes de policía tras una persecución en Nueva Jersey en la que él no tenía nada que ver, contó como fue aquella noche y su proceso de recuperación en declaraciones exclusivas a Univision una semana después de salir del hospital.

El pasado 4 de junio Miguel Feliz, de 28 años, volvía de trabajar y conducía su auto por Jersey City cuando vio por el retrovisor como agentes de la Uniformada perseguían a Leo Pitkinson por ir a velocidad excesiva y chocar contra varios autos. Pitkinson terminó llevándose por delante el auto de Feliz, y ambos se estamparon contra un poste eléctrico y quedaron prendidos en llamas.

Tras el choque Feliz consiguió deshacerse del cinturón de seguridad y romper la ventana para salvarse, para luego rodar por el suelo intentando apagar las llamas que le consumían. Fue allí cuando los agentes de policía se acercaron empuñando sus pistolas al confundirlo con Pitkinson.

“Pensé que me iban a ayudar”, contó Feliz en la entrevista con Univision. “Pero qué va, lo hicieron todo al revés”.

Mientras estaba en el suelo, cuatro oficiales, que fueron suspendidos por menos de un mes, le patearon el cuerpo rompiéndole varias costillas y para luego esposarlo mientras lo subían a la ambulancia, como si se fuera a escapar a algún lado a pesar de tener más del 30% del cuerpo cubierto por dolorosas quemaduras.

“Me despierto por las noches como si estuviera prendido en llamas todavía”, contó Feliz quien todavía tiene los brazos y las manos vendadas. “Cerré los ojos y vi a mi familia, vi a mi hijo”.

Feliz pasó por varias cirugías y todavía tiene que ir a sesiones de rehabilitación para recuperarse, puesto que tiene quemaduras en los brazos, las piernas, la cabeza, el pecho y la espalda. Pese a ello, el optimismo no se apaga ni en su familia ni en el propio Feliz: “Con tiempo yo paso todo eso”.