Denuncian uso de cuartos del Subway como ‘morgue temporal’

Baños y salas de descanso de empleados de la MTA han sido usadas para esconder los cuerpos de las víctimas tras los arrollamientos en las vías

Varios empleados han encontrado durante años cadáveres en las estaciones del Subway.
Varios empleados han encontrado durante años cadáveres en las estaciones del Subway.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

Mientras miles de neoyorquinos se quejan de la cantidad de ratas que recorren libremente las vías del Subway, los empleados de la Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA) tienen que convivir en algunas ocasiones con algo mucho más inquietante: los cadáveres de personas que murieron arrolladas por los trenes.

Como si de una morgue se tratara, estos cuerpos sin vida son almacenados durante horas en las salas de descanso de los trabajadores de la MTA con el fin de reanudar el servicio de transporte lo antes posible después de los accidentes.

Según medios locales, la prioridad de las autoridades es causar el menor número de retrasos posibles en las líneas afectadas, una mentalidad que ha obligado desde hace tiempo a esconder los cadáveres en los comedores o incluso en los baños de las estaciones.

LeShawn Jones, empleado de la MTA desde hace 18 años, afirmó al New York Post que hace cinco años vivió en primera persona una de estas ‘incómodas situaciones’ mientras se dirigía a su puesto de trabajo en la estación de la línea 1 de la calle 103.

“Antes de llegar decidí hacer una parada en el baño de empleados, y ahí fue donde vi a varios agentes del Servicio de Emergencia del Departamento de Policía (NYPD) transportando una bolsa negra. Ellos no sabían que yo estaba allí, y por eso no escondieron el cadáver”, afirmó el empleado, de 52 años.

Jones regresó al mismo baño horas más tarde a la hora del almuerzo y, pese a que el cuerpo ya no estaba, los equipos de emergencia habían olvidado limpiar el sitio donde fue almacenado el cadáver, y allí el trabajador encontró partes del cuero cabelludo de la víctima.

“Este tipo de cosas te afectan psicológicamente y pueden tener consecuencias de cara al futuro. Recuerdo que ese día no pude ir a mi casa porque estaba histérico y no paraba de llorar. Fue horrible”, aseguró Jones.

Fuentes del Sindicato de Trabajadores del Transporte aseguraron que muchos de los empleados que se enfrentan a este tipo de situaciones necesitan tomarse unos días de descanso después del ‘hallazgo’ porque quedan traumatizados.