El perdón tiránico de Joe Arpaio

Guía de Regalos

El perdón tiránico de Joe Arpaio
Con el terreno libre tras su perdón presidencial Arpaio piensa lanzarse al Senado

En la capital el Presidente de los Estados Unidos ha cometido un acto de tiranía. Al perdonar al ex-alguacil Joe Arpaio el presidente insulta a los miles de latinos que fueron sujetos al perfil racial y hostigamiento por la policía en Arizona. Al perdonar a Arpaio el presidente también rechaza el papel de la rama judicial en limitar actos inconstitucionales.

Los presidentes Eisenhower, Kennedy y Johnson tuvieron que enfrentar a racistas que desafiaron el poder de la ley y los dictámenes de las cortes. Nuestros hermanos y hermanas afroamericanas valientemente valoraban la justicia en sus esfuerzos para eliminar la segregación de las razas. El gobierno federal demoró por décadas en apoyarlos pero cuando las cortes ordenaron el cumplimiento con la ley, la rama ejecutiva la apoyo.

En Arizona miles de latinos, ciudadanos o indocumentados, fueron sujeto al perfil racial pos sospecha de no tener papeles. El aguacil Apaio los humillaba en centros de detenciones al aire libre bajo un sol caliente y en pantaloncillos rosados. La comunidad vivía en temor diariamente. Ellos también pelearon en las cortes en las urnas electorales. En noviembre del año pasado cuando el país eligió a Trump los votantes en el Condado de Maricopa rechazaron al aguacil Arpaio. Pero su legado nativista de ejercer un poder fuera de control, su trato inhumano de prisioneros en sus cárceles, y su uso de fuerza policial fue retada. Por fin las cortes enfrenó sus maniobras.

Hasta que el presidente determinó que Arpaio es encima de la ley. No hubo una revisión de este pedido de clemencia por el Departamento de Justicia. No hubo tiempo de espera.

Solo una orden ejecutiva.

Hombres blancos, armados y creyentes en supremacía racial pueden marchar en Charlottesville promoviendo odio y el presidente vacila en condenarlos porque le conviene políticamente. Agentes armados del aguacil en Arizona, el creyente nativista hostigan a latinos por su apariencia y el presidente emite un perdón porque le conviene políticamente.

Esto es tiranía.

Tenemos que dedicarnos de nuevo a eliminar el perfil racial que acosa a nuestra comunidad. Y tenemos que estar de pie en solidaridad con otros americanos que ha sido semejantemente hostigado por el peril racial.

Este abuso presidencial tiene que acabar.

-Juan Cartagena es el presidente de LatinoJustice PRLDEF