Se comió un sándwich en pleno partido y meses después fue despedido, suspendido y multado

Seguramente recordarán a Wayne Shaw, el pesado portero del club inglés Sutton United. Hoy volvió a ser noticia

La nada ortodoxa figura del portero inglés Wayne Shaw le dio fama mundial hace unos meses por su evidente sobrepeso. Las redes, los medios y el mundo del fútbol hablaban de él y de su capacidad para jugar profesionalmente con el club Sutton United de la ‘Conference Premier’, una especie de quinta división del fútbol de Inglaterra. Se convirtió pues en una atracción.

Pronto, en febrero pasado hubo oportunidad de tomar una mayor notoriedad con el advenimiento de un partido correspondiente a la FA Cup contra el Arsenal en la quinta ronda, mismo que el arquero -que en algún punto de su carrera llegó a pesar casi 140 kilos– vio desde la banca, donde aprovechó para saborear un suculento sándwich, una imagen que le dio la vuelta al mundo y que todos en su momento asumieron jocosamente debido a su peculiar protagonista.

Una investigación posterior reveló que el aparente inocuo acontecimiento escondía algo: la Federación Inglesa descubrió que una casa de apuestas pagaba ocho libras a una si Shaw ingería alimentos durante el partido.

Pues bien, este miércoles la FA dio a conocer que Wayne Shaw fue suspendido de toda actividad relacionada con el fútbol por aquél episodio, pues lejos de obedecer a un simple antojo o a un ataque repentino de hambre, sí tuvo que ver con el mercado de apuestas, actividad prohibida para jugadores profesionales.

Adicionalmente el portero que ya enfrenta el desempleo, pues su club lo despidió, tendrá que pagar 375 libras (casi $500 dólares) de multa y lidiar con una profunda depresión por las consecuencias de sus actos.