Xochimilco necesita más ayuda: los daños del sismo son brutales

Las manos solidarias resultan pocas en Xochimilco: no hay luz y el agua escasea desde el martes pasado
Xochimilco necesita más ayuda: los daños del sismo son brutales
Derrumbe en San Gregorio Atlapulco.

CIUDAD DE MÉXICO – San Gregorio Atlapulco es uno de los 14 pueblos originarios de Xochimilco. Allí, las ayudas y labores de rescate tras el sismo de 7.1 grados en la escala de Richter no cesan; pero las carencias tampoco. Las manos solidarias son insuficientes; no hay luz y el agua escasea desde el martes pasado.

La localidad de cuatro kilómetros de diámetro que alberga a 22 mil almas ha quedado devastada. lncluso el ícono colonial de este pueblo, la Iglesia de San Gregorio Magno, está desgarrada por las fracturas y la infraestructura colapsada.

“No dejan pasar, vecino. Se están cayendo las casas”, profirió un locatario.

Comparado con la ayuda que le llega a algunas de las colonias de las delegaciones Benito Juárez, Cuauhtémoc, Coyoacán e Iztapalapa -las más afectadas además de Xochimilco, según los reportes oficiales-, este pueblo ancestral parece haber caído en el olvido.

Calles de San Gregorio en Xochimilco. Efrén Flores, SinEmbargo

“Hasta ayer nada. Ni policía, ni militares, ni personal de la delegación. No vinieron cuando ocurrió esta mierda y no lo queremos. Así es San Gregorio. La gente que ves es gente del pueblo. Nosotros somos del Comité de Feria. Hasta hoy llegaron las autoridades, pero quienes hemos hecho todo somos nosotros”, dijo Uriel Muñoz, miembro del Comité de Feria y coordinador del centro de acopio ubicado frente a la iglesia local.
A pesar de esta suerte de resentimiento, San Gregorio se mantiene como un pueblo agradecido, humilde y colorido.

Por doquier se aprecian las pancartas que rezan “San Gregorio agradece tu apoyo”. Frases dirigidas a vecinos, voluntarios, periodistas, socorristas e inclusive a las autoridades.

Desde hace dos días, el Ejército Mexicano arribó a Xochimilco, cómo dijo a SinEmbargo el General Contreras, quien dirige las labores de coordinación de los cuerpos de salvaguarda y rescate del plan de emergencia DNIII.

Sólo que no habían llegado a San Gregorio, refirió. Ello debido a que antes estuvieron laborando en la zona chinampera de la delegación Xochimilco.

A pesar de que allá encontraron daños y afectaciones, el militar reconoció que San Gregorio presenta amplios daños, siendo una de las tragedias más grandes la caída de un edificio de servicios comerciales, que dejó varios muertos y heridos.

Muchos ayudan a remover escombros para buscar sobrevivientes. AFP

Hasta el momento, Protección Civil ha contabilizado al menos seis decesos y 15 lesionados en esta localidad.

Además se derrumbaron dos edificios. Uno en la Avenida México y otro en la Calle del Calvario.

Una de las personas que perdió la vida a causa del temblor fue la Sra. Balbina Martínez, de 83 años de edad, quien falleció luego de que una barda le cayera encima. Su cuerpo fue velado a las 10:00 horas de este jueves en su casa.

“Yo que sepa, ella [Balbina], una doctora, dos vecinas, una niña de siete años y alguien de San Andrés perdieron la vida”, dijo uno de los asistentes al velorio.

“No existíamos para nadie. No teníamos comunicación. No hay luz y agua. Hora sí que lo indispensable”, comentó Epimenio González, hijo de la difunta.
Hoy, además de agentes policiales, bomberos, de protección civil y servicios médicos, hay 170 elementos del Ejército Mexicano ayudando a la población de San Gregorio -de entre los 4 mil militares desplegados en la capital del país para la implementación del Plan DNIII-.

El General Contreras dijo que hace falta personal médico. Hasta el momento “contamos con ocho médicos. Necesitamos el doble de elementos para darnos a basto”, detalló.

Por su parte, Víctor Olvera, de la Dirección General de Obras de la delegación Xochimilco, refirió que dividieron las labores en cinco regiones.

Hasta las 11:00 horas de este día “hemos revisado 30 casas y el 70 por ciento de ellas presentan colapso”. El resto de los domicilios tienen daños, pero no todos son de riesgo, detalló.

“Lo primero que necesitamos es gente con título y experiencia […]. El colapso de bardas es evidente e inminente”, dijo Olvera en reunión de trabajo.

La dinámica de evaluación en las cinco regiones designadas en San Gregorio es la siguiente: así como en tiempos bíblicos de plaga en el antiguo Egipto, las casas son marcadas con una gran “X”.

En la parte superior de la letra ponen el número de decesos. “Cero significa que no hay muertos y heridos”, explicó Olvera. En cambio, del lado derecho de la “X” marcan los símbolos de “+ -” para dar a conocer la magnitud del riesgo; a la izquierda mencionan a la institución que censó el domicilio; y finalmente, en la parte inferior, enumeran a los animales domésticos.

“Necesitamos aerosoles para marcar las casas que son de riesgo […]. Si pueden ayudarnos con sanitarios móviles, esos hacen mucha falta para cubrir las necesidades básicas de la población”, explicó a SinEmbargo el General Contreras.

“Les pedimos que no nos traigan comida preparada porque se echa a perder. Necesitamos enlatados, comida con conservador… perecederos pues. Horita estamos bien abastecidos. Tenemos mucha agua y medicinas. Y la gente de aquí toma de los víveres para prepararle y repartir comida a las personas”, profirió Uriel Muñoz, del Comité de Feria.

Para el Mayor García, quién es médico de profesión, además de las labores de previsión y de lo que ahora se lleva al cabo, haría “falta un sistema de coordinación de voluntarios”. Es decir, “así como en las emergencias operamos nosotros, luego las reservas y al final los conscriptos, debería de haber un registro de voluntarios para agilizar las labores ante la emergencia. [Ahora] hacen falta manos”, comentó.

Muchas personas han quedado desamparadas y la gente inunda las calles, sea para hacerse de una despensa en los muchos centros de acopio que se observan en todo el pueblo; sea para llegar a un velorio con flores en mano; aguardando a que las autoridades les den información sobre sus desparecidos o sus casas; o sea porque tienen que descansar en la acera cuando la noche “les agarró desprotegidos y sin techo”, cómo refirieron algunos. Falta mucho qué hacer para rescatar a este pueblo vecino del volcán del Teuhtli, o “venerable señor” intrincado en los líos amorosos de “Don Goyo” y de Iztaccíhuatl.

Ayer, la Delegación Xochimilco reportó el derrumbe de 52 edificios en toda su demarcación, además de cientos de daños materiales. Y según sus reportes, los pueblos más afectados -además de San Gregorio- son San Luis Tlaxialtemalco, San Marcos y Santa María Nativitas.

Para quien guste ayudar, puede acercarse al Albergue temporal en el Foro Cultural Quetzalcóatl, ubicado en la calle de Guadalupe I Ramírez número 4, en el barrio El Rosario, en El Centro Histórico de Xochimilco.

Al día de hoy, en conjunto, las delegaciones Cuauhtémoc, Benito Juárez y Xochimilco reportan 230 muertos, 2 mil heridos, 87 edificios a punto del colapso y al menos 50 desaparecidos.

?>