Aumentan las denuncias por discriminación laboral en Nueva York

Las quejas aumentaron un 60% por vejámenes por el origen, raza, religión y género de los trabajadores en la Gran Manzana
Aumentan las denuncias por discriminación laboral en Nueva York
La guatemalteca Ana Ruiz fue discriminada en su lugar de trabajo por su origen nacional.
Foto: Zaira Cortés / El Diario

Una deuda de $10,000 por el cruce de las fronteras de México y Estados Unidos llevó a la guatemalteca Ana Ruiz a buscar trabajo en la industria de la construcción, pues su sueldo semanal de $200 como empleada de una panadería de Brooklyn apenas alcanzaba para la compra de alimentos.

Ana, una madre de tres niños, fue contratada en los primeros meses de 2017 por los capataces de una empresa subcontratista. Ruiz comenzó a hacer demolición sin recibir un entrenamiento previo de seguridad laboral, además de trabajar más de 48 horas por una paga semanal de $300.

Pero el suplicio de Ana no se limitaba a las jornadas extenuantes y el constante riesgo para su vida en el lugar de trabajo. La discriminación por su origen nacional fue el flagelo que minó la salud emocional y mental de la madre.

Odio a los guatemaltecos”, esa era la frase que Ana escuchaba constantemente de su capataz, una mujer mexicana que la segregaba.

La guatemalteca Ana Ruiz fue discriminada en su lugar de trabajo por su origen nacional.

“No me permitía comer con las demás compañeras, decía que no quería almorzar con una guatemalteca cerca. Las demás trabajadoras eran mexicanas, por eso las favorecía dejándome a mí el trabajo más pesado”, dijo Ruiz, de 38 años y residente de Brooklyn. “No podía entender por qué una hispana discrimina a otra. Esperaba que sintiera compasión por el hecho de que las dos éramos inmigrantes que cruzamos la frontera buscando una mejor vida”.

“Me duele más haber callado tanto abuso”

Los compañeros de Ana intentaron defenderla; sin embargo, la amenaza de despido pronto acalló la protesta. Ruiz intentó persuadir a la capataz de poner fin a la discriminación y el acoso, pero su repuesta fue tajante: “tú no tienes derechos, aquí no eres nadie”.

“Todo empeoró, era intolerable. Avisé a los administradores y mandos altos de la empresa, pero no pasó nada. Nadie hizo nada por ayudarme”, expresó Ana. “Ser guatemalteca no es un insulto, como la capataz decía. Nadie merece tanta humillación”.

La madre interpuso una demanda tras sufrir un accidente en el lugar de trabajo y varias lesiones en espalda, rodilla y cuello.

“El dolor físico no me deja dormir por las noches, pero me duele más haber callado tanto abuso. No me defendí cuando debí hacerlo. No debí permitir la discriminación, tenía que haberlo denunciado a tiempo”, dijo Ruiz.

La guatemalteca Ana Ruiz fue discriminada en su lugar de trabajo por su origen nacional.

Ligia Guallpa, directora ejecutiva del Proyecto Justicia Laboral (WJP), explicó que es común que los propietarios de las empresas de construcción encomienden a los capataces “meter en cintura” a los trabajadores a cambio de una paga extra.

“Si la mayoría de trabajadores son latinos, entonces un capataz latino tendrá más éxito para mantener el control, porque conoce a su comunidad. Lamentablemente este control puede terminar en abuso y discriminación”, expresó Guallpa. “Cuando hay una demanda o una reclamación de compensación, entonces los propietarios intentan que toda la responsabilidad recaiga en los capataces y se defienden asegurando que no sabían de la situación”.

La guatemalteca Ana Ruiz fue discriminada en su lugar de trabajo por su origen nacional.

Guallpa comentó que los defensores de los trabajadores buscan que el estado y la ciudad modifiquen las normas para que los castigos y penalidades por discriminación, robo de salario y condiciones inseguras de trabajo recaigan en subcontratistas, contratistas y desarrolladores.

Protecciones en contra de la discriminación en NYC

La ciudad de Nueva York tiene una de las legislaciones contra la discriminación más enérgica de la nación. La Ley de Derechos Humanos protege a todos los neoyorquinos contra el discrimen y el acoso en la vivienda, el empleo y en los lugares públicos.

Bajo esta norma, que se encarga de hacer cumplir la Comisión de Derechos Humanos, los empleadores en Nueva York no pueden discriminar a solicitantes de empleo y empleados basados en edad, estado migratorio, origen nacional, antecedentes penales, color, raza, religión/credo y orientación sexual.

La ley también prohíbe la discriminación por historial de crédito, historial salarial, identidad de género, estatus civil o marital, embarazo, estatus como miembro actual o ex miembro del servicio militar, estatus como víctima de violencia doméstica, violencia sexual o acecho, responsabilidades como cuidador y estado de desempleo.

Aumentan los reportes de discriminación en el empleo 

Según las estadísticas más recientes de la Comisión de Derechos Humanos, los reportes de discriminación en Nueva York aumentaron en casi 60% en los últimos años. En el 2015 se registraron 5,296 quejas, en comparación con el 2016, cuando la agencia recibió 8,330 informes.

La Comisión cerró 436 investigaciones en el 2016, en comparación con los 354 casos en 2015, un aumento de casi 25%. Además, aumentó el número de investigaciones abiertas en 30%, con un total de 883 el año pasado.

Según la agencia, la discriminación por discapacidad representa el 20% de todos los casos, seguido por las quejas de discriminación racial (14%), de género (12%) y origen nacional y (9%).

Las quejas de discriminación en el área laboral debido a estatus migratorio, origen nacional, raza y religión han aumentado cerca de un 50% en los dos últimos años, con 395 quejas presentadas en el 2016, en comparación con las 271 del año anterior.

La Comisión casi triplicó el número de investigaciones debido a discriminación por embarazo en el 2016, introduciendo 31 nuevas investigaciones, en comparación con las 11 del 2015.

Un empleador estaría violando la ley contra la discriminación si:

  • Dejar de pagar o paga sueldos inferiores a sus trabajadores debido a su estado migratorio.
  • Acosa o se burla de los trabajadores debido a su nacionalidad, creencias religiosas o atuendo, acento o estado migratorio.
  • Castiga a los trabajadores por hablar su propio idioma o no hablar inglés.
  • Amenaza a los trabajadores con llamar a la Policía debido a su estado migratorio.
  • Se niega a contratar a alguien debido a su nacionalidad, creencias religiosas, atuendo o acento.

Conoce tus derechos

El Diario al igual que Univision 41 se suman al apoyo del Panel y Feria de Recursos del Mes de la Herencia Hispana: Celebrando Nuestra Cultura, Protegiendo Nuestros Derechos y Empoderando Nuestras Comunidades, que se realizará el martes 26 de septiembre en el auditorio del Centro Geriátrico Isabella, situado en 515 Audubon Avenue.

La Feria de Recursos se realizará de 5:00 a 6:00 p.m., y el panel y la sesión de preguntas y respuestas de 6:00 a 8:00 p.m.

Para reservar un espacio pulsa aquí.

Para solicitar un dispositivo de ayuda auditiva o servicio de interpretación, envíe un correo electrónico a Doreen Bermúdez a dbermudez@cchr.nyc.gov.