Así se cambiará la manera de enfrentar las emergencias en México

Ingenieros del Instituto Politénico Nacional crean App que evitaría el caos“ en tiempo de desastres
Así se cambiará la manera de enfrentar las emergencias en México
El equipo creador de Escom

MÉXICO – De frente a la computadora que muestra la página web que se enlaza a una App para teléfono, cuatro ingenieros de la maestría en Creación de Aplicaciones del Instinto Politécnico Nacional están más preocupados por el desarrollo de su obra que por el sismo que colapsó a la capital mexicana el pasado 19 de septiembre.

No es por falta de sensibilidad o solidaridad, de hecho, algunos de ellos participaron como voluntarios en los rescates y búsqueda de sobrevivientes y cuerpos, sino que su trabajo, la creación que los ocupa desde hace meses, está enfocado en el futuro.

El futuro se llama “Escom“ (en honor a la Escuela Superior de Cómputo, donde ahora se encuentran) y es una “plataforma que se compone  de una pagina web y una aplicación móvil donde se puede consultar cuáles son las acciones a tomar (protocolos) en caso de emergencias por fenómenos naturales o por seguridad.

“A través de ella, por ejemplo, se podrá localizar a una persona después de un desastre o saber hacia dónde ir o encontrar las noticias oficiales más recientes y así evitar las confusiones que generan las redes sociales“, explica Miguel Alejandro Díaz, uno de los creadores de Escom que esta tarde los avances. 

Los creadores del Escom presentan el proyecto ante directivos el IPN.
Los creadores del Escom presentan el proyecto ante directivos el IPN. / Gardenia Mendoza

La idea es comercializarla a nivel nacional y cuentan con el apoyo de Israel Reyes, el mexicano fundador de la la empresa Solicity Group, creador del software que actualmente vigila las costas de Nueva Zelanda.

“Los mexicanos serían los principales beneficiarios y ese es el principal objetivo pero también puede ser una herramienta mundial“, dice.

La plataforma de Escom tiene una base de datos llamada “Plan de Contingencia”. Dependiendo las necesidades del usuario de la App, una lista de acciones se despliega automáticamente cada vez que se activa la ayuda para una emergencia.

Por ejemplo, si a alguien le toca un temblor en el metro, la aplicación le dice qué hacer, qué pasos seguir y una explicación oficial sobre lo que está pasando porque se busca siempre haya una autoridad involucrada. Igual con inundaciones o cualquier catástrofe o eventos de violencia.

Presentación en pantalla.
Presentación en pantalla.

En el caso de las instituciones como escuelas, empresas, dependencias de gobierno, etcétera, quienes activan las alertas de la plataforma son personas específicas (directores, jefes, expertos) a cargo para que se forme una cadena de información para solicitar ayuda, dar instrucciones o información.

“El alcance de la plataforma es para facilitar información de emergencia tanto a familias como a empresas y el gobierno“, precisa Nestor Ramirez, también participante del proyecto.  “Los planes de contingencia se acoplan a las necesidades de cada persona“.

En resumen, explica Israel Reyes, también ideólogo del diseño de Escom esta plataforma busca ser una red de redes nacionales que “evitaría el caos“ en tiempo de desastres. 

“El mayor problema durante los accidentes,  cuando hay colapsos de edificios (como en el temblor pasado), es que la gente no tiene un registro de cuantas personas se encontraban ahí, y cuántas pueden estar atrapadas“, detalla.

“Y a pesar de la voluntad de la sociedad civil para ayudar, y las labores de rescate, ignorar estos datos se convierte en un problema“.

Con esta plataforma es posible tener actualizada la información antes, durante, y después del fenómeno por lo que se concentraría la ayuda en donde realmente es necesaria, evitando confusiones y pérdida de tiempo porque siempre habrá alguien encargado pendiente de emitir la alerta correcta a cada dispositivo.

Izyalyth Alvarez, coautora, detalla: “Hemos planeado un protocolo para que la ayuda e información llegue en las cantidades  y lugares precisos y evitar el desperdicio, el robo o la mala distribución“.

LA PRUEBA DE FUEGO

La plataforma está lista para ser utilizada. El reto en adelante es nutrirla de la información necesaria: de protección civil, de la alerta sísmica, de los sistemas de transporte, de vialidad, seguridad pública y de los gobiernos de los tres niveles así como de las instituciones privadas.

Los ingenieros creadores están conscientes de que para lograr los planes de acción se necesita una  alianza estratégica nacional.“Ya hemos tenido algunos encuentros con las autoridades de la CDMX pero aún no hay una respuesta final“, detalla Reyes.

De 2015 a la fecha la Escuela Superior de Cómputo lucha por dar a los inventos que produce el IPN una utilidad en el exterior, pero no es una tarea fácil, comenta Blanca Esther Carvajal, jefa de la sección de estudio y postgrado de ESCOM.

“Las empresas se lo piensan mucho para invertir en innovación“, afirma.

Aún así, dos proyectos de alto impacto han logrado colocarse en el mercado: el primero es un algoritmo que ayuda al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) a tomar decisiones sobre en qué áreas invertir y, el segundo, es una red de sensores móviles para seguir la trayectoria migratoria de tortugas y ballenas.

“El instituto tiene la capacidad y el talento y con este software estamos innovando“, agrega Carvajal, quien ve en el software una de las mejores inversiones de la institución y del país.