EEUU defiende en tribunal federal nueva veda a inmigrantes de países musulmanes

Activistas señalan que la nueva medida, aunque modificada, no cambia el hecho de que ésta también viola las leyes federales y la Constitución
EEUU defiende en tribunal federal nueva veda a inmigrantes de países musulmanes
La nueva medida, también viola las leyes federales y la Constitución

WASHINGTON – Abogados de la Administración Trump defendieron este lunes en un tribunal federal en Maryland la implementación, el próximo miércoles, de la nueva versión de una veda a inmigrantes de ocho países,  varios de ellos con mayorías musulmanes,  mientras grupos cívicos urgieron un freno a la medida “discriminatoria”.

Durante una audiencia de hora y media ante un tribunal federal en Greenbelt (Maryland), abogados del Departamento de Justicia argumentaron que la proclamación del presidente Donald Trump del pasado 25 de septiembre, fue producto de extensas deliberaciones internas de la Administración, y no es discriminatoria.

La audiencia estuvo presidida por el juez federal, Theodore Chuang, el mismo que había bloqueado una versión previa de la veda al ingreso de inmigrantes de países de mayoría musulmana.

Chuang dijo que emitirá pronto una decisión sobre la nueva demanda para frenar temporalmente la tercera versión de la iniciativa migratoria de la Administración, pero no dijo cuándo.

En esta ocasión, la audiencia analizó la versión más reciente de la Administración Trump, que impone restricciones de viaje a inmigrantes de Irán, Libia, Somalia, Siria y el Yemen. La medida borró a Sudán de la lista pero incluyó por primera vez restricciones para Corea del Norte, el Chad, y funcionarios de alto rango del Gobierno de Venezuela.

La Administración Trump dijo en su momento que las nuevas restricciones tienen la meta de proteger la seguridad nacional, y que en adelante cualquier cambio respondería a la voluntad de los países afectados de compartir información de inteligencia con EEUU.

Grupos cívicos como la Unión de Libertades Civiles de EEUU (ACLU) afirmaron ante el juez Chuang que la nueva medida, aunque modificada, no cambia el hecho de que ésta también viola las leyes federales y la Constitución.

Omar Jadwat, director del proyecto de Derechos para Inmigrantes de la ACLU,  argumentó que la nueva veda es, en su “núcleo”, la misma de esfuerzos anteriores y, por lo tanto, tendrá las mismas malas consecuencias para quienes soliciten ingreso al país.

A la salida del tribunal, Jadwat dijo que ACLU continuará luchando para impedir la puesta en marcha de la iniciativa.

El Centro Nacional para Leyes de Inmigración (NILC), que también participó en la audiencia, afirmó que la medida es una excusa de la Administración para discriminar contra musulmanes, pero mostró optimismo por las dudas expresadas por el juez.

El grupo ha convocado a una protesta frente a la Casa Blanca para el próximo miércoles, el mismo día en que entrará en vigor la medida, a menos que Chuang ordene lo contrario.

Durante la audiencia, el  abogado Hashim Mooppan, un subfiscal general del Departamento de Justicia, replicó que “no existe ni una pizca de prueba” de los departamentos de Estado y Seguridad Nacional hayan actuado por prejuicios contra inmigrantes musulmanes.

Asimismo, Mooppan justificó el que la Administración no quiera divulgar un documento elaborado por la secretaria interina de Seguridad Nacional, Elaine Duke, con sus recomendaciones para la nueva veda migratoria, porque se trata de comunicaciones internas “privilegiadas”.

Independientemente de lo que decida el juez Chuang, la nueva versión de la veda musulmana aguarda un dictamen de un tribunal en Hawaii, y sendas audiencias en la capital estadounidense y en Seattle (Washington) a finales de octubre y comienzos de noviembre, respectivamente.