Piden fondos para ayuda legal a trabajadores víctima de robo de salarios y otros abusos

Aunque la Ciudad ha invertido más de $100 millones en abogados gratis, los recursos se invierten mayormente en vivienda e inmigración y muy poco en empleados vulnerables
Piden fondos para ayuda legal a trabajadores víctima de robo de salarios y otros abusos
Trabajador y miembro de la Union RWDSU, Ernesto Salazar testifica ante el Concejo.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

El robo de salarios, abusos de empleadores y pagos por debajo de lo ordenado por la ley, se han convertido en el día a día de miles de trabajadores neoyorquinos que no cuentan con recursos para contratar a un abogado que los ayude a proteger sus derechos. Por ello este lunes, líderes, políticos y activistas hicieron un llamado para que el Concejo Municipal apoye una ley que asigne más fondos económicos a favor de los empleados vulnerables, a fin de que puedan recuperar sus salarios y frenar el negocio sucio de robos y abusos que muchos empleadores están promoviendo en la Gran Manzana.

Así lo aseguró el presidente del Comité de Servicios legales y Cortes del Concejo Municipal, Rory I. Lancman, quien presidió una audiencia en la que varias organizaciones y trabajadores como Ernesto Salazar narraron los atropellos que los trabajadores informales de la Gran Manzana enfrentan, en gran parte por su estatus migratorio.

“Este es un problema muy serio en nuestra ciudad y como legislador puedo decir que ese problema no ha sido abordado, a pesar del tremendo esfuerzo que hemos hecho en dar servicios legales y fondos para que la gente tenga representación en casos como los de las cortes de vivienda, que ha tenido un impacto tremendo”, comentó el político refiriéndose a los más de $100 millones que la Ciudad ha invertido en programas de asesoría legal gratuita en áreas de vivienda e inmigración. “Debemos proteger a los trabajadores de abuso, discriminación y el robo de salarios de empleados ambiciosos y que la Ciudad vea la necesidad de esa representación de esos trabajadores, porque lo justo es que si la gente trabaja reciba sus salarios”.

Katherine Bromberg, jefe de abogados del Employment Law Project de la organización New York Legal Assistance Group, recalcó que es urgente que la Ciudad invierta más de sus fondos en abogados gratuitos para trabajadores, a fin de frenar la discriminación y los atropellos laborales.

“Infortunadamente mientras que los fondos de la Ciudad en servicios legales ha incrementado de manera dramática en ciertas áreas recientemente, los fondos de representación para trabajadores de salarios bajos siguen siendo una parte muy pequeñita del total de los fondos”, aseguró la abogada.

Un estudio realizado por el National Employment Law Project (NELP) en años recientes encontró que las violaciones a leyes y abusos en lugares de trabajo son más severas en ciudades como Nueva York, donde muchos trabajadores no reciben salarios justos ni beneficios, aumentando la desigualdad social.

Durante la audiencia se destacó además que en el estado de Nueva York por lo menos 1.7 millones de trabajadores son víctimas de pagos inferiores al salario mínimo y gran parte de ellos ha sufrido robo de sus ingresos por parte de empleadores que los estafan.

“Aunque es virtualmente imposible dar cifras precisas sobre el robo de salarios ya que la mayoría de robos de salarios no se reportan ni persigue, un reporte reciente encontró que el 26% de los trabajadores de salarios bajos recibió menos del salario mínimo y el 76% de ellos, quienes habían trabajado horas adicionales, no recibió pagos por sus horas extra”, aseguró Nicole Salk, de la organización Legal Services NYC. La abogada destacó que las mujeres inmigrantes son más propensas a ser víctimas de esas prácticas sucias.

Aunque actualmente cursan dos iniciativas en el Concejo: el proyecto de Servicios legales para personas de bajos recursos y el de Servicios legales para trabajadores pobres, con una inversión de $7.4 millones, los activistas las consideran insuficientes, pues solo destinarían una parte pequeña para la defensa y la protección de los derechos de los trabajadores, por lo que urgen acciones más agresivas.