Pink reveló algunos de los momentos más duros que ha atravesado su matrimonio

La cantante no ha tenido ningún pudor en confesar algunos detalles de su relación con Carey Hart
Pink reveló algunos de los momentos más duros que ha atravesado su matrimonio
Pink ha pasado hasta un año sin tener sexo con su marido.

La vuelta de Pink a la música con su disco ‘Beautiful trauma’ ha ido acompañada de la consiguiente gira promocional en la que la cantante ha reflexionado largo y tendido acerca de lo mucho que ha cambiado su vida desde sus inicios en la industria como una de las figuras más rebeldes de su generación -el contrapunto a las princesas del pop como Britney y Christina– a su actual estatus de estrella respetada, esposa y madre de dos hijos.

En su empeño por demostrar que su largo camino hasta la estabilidad de la que goza actualmente no ha estado exento de baches, la intérprete no ha dudado en compartir detalles muy privados de su rutina doméstica incluyendo las crisis que ha atravesado su matrimonio con Carey Hart.

“Hay momentos en que le miro y me parece el más considerado, constante, lógico… es como una rosa. Es un buen hombre y un buen padre. Es el tipo de padre que siempre esperé que fuera, y mejor. Y otras veces, cuando le miro y pienso: ‘Nunca me has gustado, no hay sobre ti que me agrade. No tenemos nada en común. No me gusta ninguna de las mi**das que a ti te interesa. Y dos semanas después, vuelvo a pensar que todo va bien“, ha relatado en una entrevista a The Guardian.

Sus revelaciones no habrían sido nada nuevo de no ser porque, en esta ocasión, se ha atrevido a ahondar en lo que sucede en la intimidad de su dormitorio.

También pasas por períodos en los que no practicas sexo en un año. Y te preguntas: ¿Está muerta esta cama? ¿Le deseo? ¡¿Me desea él a mí?! Ser monógamo implica un montón de trabajo, pero si cumples con ello todo vuelve a su cauce“, ha afirmado sin entrar a especificar si estaba o no exagerando.

Afortunadamente, la artista y su marido han encontrado una manera de atajar las discusiones constantes que definieron sus primeros años juntos.

Hemos aprendido el arte de la comunicación. Al menos ahora no le devuelvo mi anillo de boda cada noche, como solía hacer antes, porque la verdad es que era algo ridículo y además ya no consigo quitármelo del dedo”, explicaba en el programa australiano ’60 Minutes’.