Trump y McConnell presentan frente unido para impulsar agenda conservadora

El presidente y el líder de la mayoría en el Senado afirmaron que no hay problemas entre ellos
Trump y McConnell presentan frente unido para impulsar agenda conservadora
Trump y McConnell ofrecieron una conferencia de prensa conjunta.

WASHINGTON – El presidente Donald Trump y el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, dejaron atrás sus pasadas discordias y este lunes presentaron un frente unido para avanzar una reforma tributaria y otros puntos de su agenda conservadora.

Tras un almuerzo privado en la Casa Blanca, ambos líderes ofrecieron una rueda de prensa en la Rosaleda de casi una hora, en la que se mostraron sonrientes y hablando desde un mismo libreto sobre las prioridades legislativas del partido.

La rueda de prensa, en realidad, fue improvisada y tuvo el objetivo de destacar su gestión presidencial y así responder a quienes lo atacan por su manejo de la crisis humanitaria en Puerto Rico tras el huracán “María”,  su continuo desmantelamiento de “Obamacare”, y la falta de logros legislativos sustanciales, entre otros.

La reunión generó muchas expectativas después de que Trump atacara durante el verano y en numerosas ocasiones a McConnell, porque éste no pudo juntar los 60 votos para la anulación de “Obamacare” en el Senado el pasado 30 de septiembre.

“Hemos sido amigos durante mucho tiempo. Creo que ahora probablemente, pese a lo que lean, o al menos así lo pienso, estamos más cerca que nunca y la relación es muy buena”, afirmó Trump.

La lista de prioridades de la Administración este año, que necesitarán el apoyo muscular de McConnell, incluye una medida para el desarrollo económico, la confirmación de jueces,  y una reforma tributaria que, según Trump, aportará “grandes recortes de impuestos”.

“Mi relación con este caballero es y ha sido sobresaliente, estamos trabajando bien duro para lograr los recortes de impuestos. Vamos a seguir trabajando duro para lograr lo del cuidado de salud”, dijo Trump, quien añadió una reforma del sistema de beneficencia pública, o Welfare, a la lista.

“Obamacare” siempre en la mira

Trump aseguró que los republicanos intentarán nuevamente anular “Obamacare” a principios o mediados de 2018, y expresó confianza en que McConnell sí logrará la meta para entonces.

También McConnell se deshizo en elogios hacia Trump, y afirmó que ambos comparten “la misma agenda” y son amigos “durante mucho tiempo”.

“Hablamos con frecuencia, no emitimos un comunicado cada vez que tenemos una conversación, pero hablamos con frecuencia sobre los asuntos que afrontamos… estamos completamente unidos en esta agenda para el avance de EEUU”, matizó McConnell.

En lo que resta del calendario legislativo, el Senado trabajará en la aprobación del presupuesto esta semana, y después en una reforma tributaria, un paquete de ayuda suplementaria para los damnificados por desastres naturales, y la confirmación de varios cargos de la Administración, según McConnell.

El encuentro entre ambos se produjo dos días después de que el exasesor político de Trump, Steve Bannon, reiteró su “guerra” para desbancar a legisladores del “establishment” republicano, y citó a McConnell por nombre.

Preguntado al respecto, Trump dijo que intentará disuadir a Bannon de esos esfuerzos porque algunos en la lista negra del estratega nacionalista “son buenas personas”.

McConnell, por su parte, dejó entrever que no teme a las amenazas de Bannon porque, en el pasado, otros candidatos conservadores no lograron desbancar a los republicanos en el Senado porque carecían de amplio apoyo popular entre el electorado.

“Tienes que nominar a gente que en realidad pueda ganar, porque los ganadores hacen política, y los perdedores se van a casa”, dijo McConnell, respondiendo a Bannon.

Carentes de logros pre-electorales

Pero Trump y sus aliados republicanos necesitarán al menos un logro legislativo sustancial este año o, de lo contrario, los conservadores corren peligro de perder el control de al menos una de las dos cámaras del Congreso.

Por ahora, no hay indicios de que el Congreso pueda aprobar la reforma tributaria para fines de este año, tomando en cuenta que es un proyecto de ley complejo y ya ha causado fisuras entre los republicanos.

Trump acusó hoy nuevamente a los demócratas de “obstruccionismo” por no confirmar a varios de sus jueces federales, y defendió sus pocos logros legislativos, como la confirmación de Neil Gorsuch como juez vitalicio del Tribunal Supremo, que tiene consecuencias por al menos “40 años, dependiendo de la edad del juez”.

Tardía respuesta a emboscada

Por otra parte, Trump dijo que piensa llamar a los familiares de cuatro soldados “Boinas Verdes” que murieron en una emboscada en Níger hace casi dos semanas, pero argumentó falsamente que sus antecesores,  incluyendo Barack Obama, no hacían llamadas personales a familiares de soldados caídos en combate.

Posteriormente, Trump reconoció que no le consta si alguna vez Obama no llamó a familiares de caídos, pero el Partido Demócrata  y un exasesor de Obama atacaron su mentira y “falta de respeto” como Comandante en Jefe.

Un portavoz del Comité Nacional Demócrata, Brian Gabriel, afirmó que es una  “mentira asquerosa” de Trump que “no se basa en la realidad, y es otro síntoma de su profunda obsesión con atacar al presidente Obama”.