Usuarios del Subway acusan a la MTA de mentirles

Pasajeros y líderes políticos sienten que la Autoridad de Transporte no actúa con transparencia y critican que además de negar sus fallas ante el mal servicio, no atiendan bien las quejas
Usuarios del Subway acusan a la MTA de mentirles
Gente opina sobre la tardanza de los trenes de la Gran Manzana.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

“El tren se ha detenido momentáneamente. Hay tráfico con otro tren delante de nosotros y por favor, tengan paciencia”. Esas se han convertido en frases muy familiares para los 5.7 millones de personas que cada día se movilizan entre las 469 estaciones del Subway de la Gran Manzana. Pero a los usuarios ya se les colmó la paciencia, y muchos insisten en que esos anuncios ‘automáticos’ de la Agencia Metropolitana de Transporte (MTA) son una farsa y sólo tratan de esconder los verdades problemas en el sistema.

Los constantes retrasos, a veces de hasta media hora, como los ocurridos el lunes pasado cuando el servicio de casi una decena de líneas se vio seriamente afectado por problemas de energía y fallas en las señales, tienen a los pasajeros hartos. Y aunque la MTA se defiende y asegura que está tratando de hacer su mejor trabajo para prestar un servicio más moderno y efectivo, usuarios como María Salazar sienten que esa agencia le está mintiendo a los neoyorquinos.

“No se vale que uno tenga que esperar hasta media hora y más a que pase el tren, y que ni siquiera sean capaces de informar bien las cosas, pues muchas veces uno mira los avisos y dicen que el tren viene en camino y no es verdad”, aseguró bastante frustrada la mexicana, quien depende de las líneas N o R para ir a trabajar en labores de limpieza desde su casa en Sunset Park, Brooklyn, hasta el Upper West Side en Manhattan.

Ya estoy cansada de las mentiras de la MTA y de esos retrasos que han puesto mi trabajo en riesgo. Yo entro a las nueve de la mañana y muchas veces he llegado a las diez y quince, y aunque no me han corrido, esas demoras me atrasan todo el día y lo mismo me pasa cuando regreso a mi casa”, dijo la pasajera.

Para muchos usuarios, como el ecuatoriano Jorge Manosalvas, de 72 años, lo que más le frustra y que cataloga como una burla de la MTA, es que la oficina de reclamos no ofrece un buen servicio y no resuelve los problemas de los pasajeros.  “Mi nieto llamó a presentar la queja y no solo se demoró un montón esperando en el teléfono con una musiquita fastidiosa sino que eso de nada sirvió, pues dijeron que había que volver a llamar en 21 días a preguntar por el seguimiento de la queja con un número de referencia que dieron, y a la semana siguiente los retrasos estuvieron peores”.

Otra de las molestias de este usuario es que, según asegura, por culpa de los retrasos ha perdido dos citas médicas prioritarias y nadie responde por esas fallas. “Yo ya soy un anciano que tengo que estar controlando mi diabetes cada rato y ni madrugando más de la cuenta pude llegar a tiempo a ver a mi doctor por culpa del tren”, comentó resignado el abuelo de Queens.

El senador estatal Michael Gianaris se sumó a las voces de inconformidad de los pasajeros del Subway y aseguró que la MTA no está tomando decisiones inteligentes para resolver la crisis.

“Los usuarios tienen toda la razón en pensar que la MTA miente. La MTA es un desastre y se está volviendo peor. Hay un problema diario con los trenes, tienen dinero que no están usando de manera sabia, tampoco tienen suficiente dinero, el Estado no está ayudando a resolver el problema y el Gobernador tampoco está haciendo bien su trabajo”, comentó el legislador, al tiempo que criticó que en vez de encarar problemas de fondo la Autoridad Metropolitana de Transporte ha fugado recursos en proyectos innecesarios.

“La MTA es una agencia del Estado y el Estado tiene que asegurarse de que se usen bien los recursos para resolver el problema en vez de usarlos para que las estaciones luzcan bonitas. Ellos no están haciendo nada para que los trenes corran más rápido y a tiempo, acaban de quitar 1,000 millones de dólares de la reparación de señales y compra de más trenes para hacer las estaciones más atractivas. Están yendo hacia atrás”, agregó Gianaris, quien tiene un proyecto de ley para que los millonarios paguen un impuesto que genere más recursos para agilizar los proyectos de la MTA, pero no cuenta con el respaldo de Cuomo ni de los republicanos.

Insisten en auditoría

Pero la frustración y la preocupación ante los constantes retrasos que según un estudio realizado por la Oficina Independiente de Presupuestos de la Ciudad, generan pérdidas anuales de hasta $307 millones, no solo es de los usuarios del común, sino también embarga a los líderes políticos de la Gran Manzana.

Y es que tras saber que el promedio de retrasos mensuales se ha incrementado en más de 230%, pasando de unos 20,000 reportes en el 2012, a más de 67,450 en mayo del 2017, el presidente del Comité de Transporte del Concejo, Ydanis Rodríguez, no solo justificó el sentir de los usuarios sino que además exigió a la MTA mayor seriedad para resolver los problemas.

“Hay que entender la molestia y frustración de los neoyorquinos con la MTA, pues no es justificable que una corporación que tiene un valor de más de 3,000 millones de dólares y más de 30,000 millones de dólares en proyectos capitales, no haya logrado modernizar el servicio con un sistemas de señales que según ellos tomará hasta el 2045 para actualizarse. Eso es inaceptable y pido que se haga en un período de 10 años”, exigió el concejal, tras destacar que la crisis por la que atraviesa la MTA ha sido producto de “la irresponsabilidad y falta de liderazgo” de la MTA durante muchos años.

Maria Salazar. Gente opina sobre la tardanza de los trenes de la Gran Manzana.

Rodríguez también mencionó que los retrasos han adquirido niveles tan alarmantes que han contribuido en convertir la vida de muchas personas en “pesadillas”, a quienes instó a usar los beneficios que concede la ley para que la MTA asuma responsabilidad por el efecto de sus acciones.

“Tenemos un sistema legal que permite que cualquier persona que pueda comprobrar daños por causa de una institución o persona debe ser remunerada y ese derecho lo tienen todas las personas, pero deben asesorarse bien, y eso puede tal vez llevar a que se ponga una acción colectiva de todas las personas que puedan demostrar que han sido afectadas”, recalcó Ydanis, quien una vez más insistió en que para alejar dudas de corrupción y a favor de la transparencia, la MTA realice una “auditoría forense” y se nombre una comisión independiente que analice de cabo a rabo los costos de la MTA con recomendaciones. “Así se puede tener más información sobre cómo se utilizan y gastan por líneas y por cada proyecto, el dinero que hemos puesto”.

 

Rebecca Bailin, de la organización Riders Alliance que defiende a los usuarios, hizo un llamado al Estado a que le meta la mano de raíz al problema y advirtió que mientras no haya soluciones eficaces, el panorama para los pasajeros que ya están desesperados, va a seguir empeorando.

“El metro sigue viniéndose abajo y no dejará de desmoronarse hasta que el Estado de Nueva York y el gobernador Cuomo, que dirige la MTA, implementen una fuente progresiva de fondos para arreglarlo y mientras tanto, todos los neoyorquinos seguirán llegando tarde al trabajo y a recoger a sus hijos de la guardería, se perderán las citas médicas y más”, dijo la activista. “Los trabajadores por hora, especialmente, se verán afectados por los salarios y empleos perdidos”.

Aejandro Guzman. Gente opina sobre la tardanza de los trenes de la Gran Manzana.

MTA se defiende

A pesar de los duros señalamientos y las dudas sobre la transparencia y honestidad que manifiestan usuarios y políticos sobre la MTA, esa agencia insiste en que está haciendo bien las cosas, postura que molesta mucho más a usuarios como Alejandro Guzmán, quien pide soluciones y menos excusa que le saben a “mentiras”.

“La MTA estudia constantemente las mejores prácticas y toma medidas agresivas para construir proyectos importantes al tiempo que reduce los costos, con enfoques como la contratación de diseño y construcción, responsabilizando agresivamente a los contratistas por los retrasos”, comentó Shams Tarek, vocero de la MTA, quien negó que las cosas estén peor como los usuarios dicen, y advirtió que muchas veces eso se hace solo para hacer titulares en las noticias. “La verdad es que ha habido un estudio sobre este tema: un panel de construcción de la MTA en 2008 hizo una serie de recomendaciones que están dando sus frutos”.

El vocero destacó que el plan de $836 millones para estabilizar el Subway anunciado hace unos meses por el presidente de la MTA, Joseph Lhota, para atacar el 79% de los principales incidentes que causan retrasos en el sistema, incluidas señales y electricidad, muestra signos de progreso en los datos recopilados mes a mes, contrario al sentir de los usuarios.

Y en cuanto el manejo de quejas de los pasajeros, que mensualmente supera las 60,000, el funcionario de la MTA explicó que esa agencia tiene un amplio servicio de operación de clientes bastante efectivo presto a recibir los reportes o resolver preguntas llamando a la línea 511, al 311 o escribiendo en la página web: http://web.mta.info/faqs.htm o vía Twitter en @NYCTSubway para trenes y @NYCTBus para buses.

Gente opina sobre la tardanza de los trenes de la Gran Manzana.

“En cuanto a las quejas, un gran número de personas trabaja todo el día para responder a los clientes lo más rápido posible, incluído un representante de servicio al cliente las 24 horas, todos los días, en Twitter”, concluyó Tarek, sin dar más detalles sobre la forma en que se procesan esos reclamos, que mañana aumentarán, cuando la colombiana Blanca Feliciano llame a quejarse por la larga espera que tuvo que soportar en una estación de Manhattan de camino a Brooklyn, sin que nadie le diera explicación.

El Subway en cifras:

  • 5.7 millones de usuarios viajan cada día.
  • 1,763 millones de viajeros lo usan anualmente.
  • 2,029,843 en promedio son los usuarios que usan los autobuses diariamente.
  • 131,325 millas recorre en promedio cada tren en un año.
  • 230% han aumentado los retrasos.
  • 20,000 reportes de retrasos hubo en el 2012.
  • 67,450 reportes de retrasos se recibieron en en mayo del 2017.
  • 1904 fue el año de inauguración del Subway con 28 estaciones.
  • 469 estaciones existen actualmente en el sistema.
  • 66,359,208 pasajeros anuales convierten a Times Square en la estación más congestionada del sistema.
  • 7,905 son los viajes que hacen los trenes en una semana.
  • $4,700 millones se están invirtiendo en obras de mejoramiento de sistemas de comunicación.
  • $1,000 millones en obras a lo largo de los trenes que van por las líneas de la 8a Avenida, Culver y Queens Boulevard.
  • $15,800 millones es la inversión total del Plan Capital de la MTA para modernizar el sistema.
  • $2,152 millones para modernización de señalizaciones.
  • $2,856 millones en modernización de vagones y trenes.
  • $2,781 millones en modernización de estaciones.
  • $1,845 millones en modernización de vías.
  • $3,000 millones es el presupuesto anual de la MTA.
  • $836 millones fueron invertidos en el plan de Acción Subway para combatir el 79% de las causas que generan retraso en los trenes, que según la MTA está funcionando positivamente.
  • 2045 es el año pautado para terminar todas las obras de modernización de señales y estaciones del Subway

Dónde poner una queja sobre el servicio del Subway y buses

  • Puede llamar a la línea 511
  • Asimismo puede llamar a la línea 311
  • O puede escribir la queja en la página web: http://web.mta.info/faqs.htm
  • O vía Twitter en @NYCTSubway para trenes y @NYCTBus para buses.