Indignación en Long Island por “propaganda electoral racista”

Candidato republicano en Nassau asocia a los residentes hispanos con la MS-13

Indignación en Long Island por “propaganda electoral racista”
El afiches con imágenes de la temida MS-13 que fue enviado a las casas de los electores.
Foto: Suministrada

Activistas y residentes de Nassau, en Long Island, acusan a Jack Martins, candidato republicano a ejecutivo del condado, de asociar a los residentes latinos con la pandilla Mara Salvatrucha (MS-13) y de usar el término peyorativo “ilegal” para referirse a inmigrantes indocumentados.

La estrategia de campaña de Martins ha generado indignación y condena entre residentes hispanos del área poco menos de una semana de las elecciones generales pautadas para próximo martes 7 de noviembre.

Según denuncian los residentes, la campaña de Martins envió a sus casas afiches con imágenes de pandilleros de la temida MS-13, en los que se acusa a su contrincante demócrata, la legisladora Laura Curran, de ser una “socia” del sanguinario grupo criminal y de los “inmigrantes ilegales”.

En la propaganda, que también exhibe fotografías de parafernalia para el consumo de heroína, se lee: “Bajo el control de los demócratas, el condado de Suffolk ha sido un ‘condado santuario’ y ha sufrido del mayor nivel de asesinatos por parte de la MS-13 y el más alto nivel de muertes por opioides en el estado de Nueva York”.

El panfleto también expresa: “Conoce a tus vecinos. Laura Curran desplegará la alfombra de bienvenida para pandillas violentas como la MS-13” y “La campaña de Laura Curran es apoyada por intereses especiales de la ciudad de Nueva York. Estos grupos quieren que el condado de Nassau sea un ‘condado santuario’ para inmigrantes ilegales y proteger a esos criminales convictos de la deportación. La MS-13 gana. Los contribuyentes pierden”.

Campaña de odio y división

Las reacciones no se hicieron esperar entre los residentes hispanos, principalmente los de origen salvadoreño y centroamericano.

“En 37 años como residente de Nassau, primero como inmigrante indocumentado y luego como ciudadano estadounidense, jamás me sentí tan ofendido”, expresó en una entrevista telefónica Luis Méndez, quien recibió el panfleto la semana pasada. “Es intolerable que nuestra comunidad sea presentada con tanta negatividad como parte de una estrategia de campaña ruin y mezquina”.

Méndez, de origen salvadoreño, emigró de su patria al condado de Nassau en los primeros años de la década de 1980 y fue uno de los primeros centroamericanos en ocupar posiciones de poder en el gobierno local.

El residente de Westbury, un exfuncionario de la Oficina de Asuntos para las Minorías, dijo que la propaganda llegó a su domicilio a nombre de su esposa, quien está registrada como republicana.

“Es la misma estrategia de odio y división que vimos en las últimas elecciones federales. La campaña de Martins busca el voto de los electores blancos exhibiéndonos a los latinos como pandilleros ilegales”, dijo Méndez. “Él está infundiendo miedo y nutriendo la xenofobia y el sentimiento antiinmigrante y antihispano, y está echando mano de la violencia institucional utilizada por el gobierno federal”.

Criminalización de los latinos en Long Island

Laura Curran se defendió de las acusaciones de su contrincante republicano este martes en una entrevista con NPR Radio y aseguró que no apoya a la MS-13 ni tampoco una política de ‘condado santuario’.

Sin embargo, Martins precisó en una entrevista que Curran ha recibido el respaldo de organizaciones como Make the Road y otros grupos que apoyan la política de ciudades santuario, además de que la candidata no se ha expresado públicamente acerca de la violencia ejercida por la MS-13 y otros grupos criminales.

Walter Barrientos, organizador de Make the Road Action, el brazo político de la organización en Long Island, dijo que el grupo sí apoya a Curran porque sus propuestas son las que más se acercan a las necesidades de los residentes.

El activista dijo que la organización sabe de la posición de Curran acerca de la política de condado santuario; sin embargo, “su campaña se basa en la dignidad y los derechos civiles, no en una continuación del ataque republicano a nivel federal que ha infectado las elecciones locales”.

“Las declaraciones de Martins son un ataque racista. Su propaganda no habla de las contribuciones de la comunidad latina al condado (…) solo se concentra en la décima parte del total de la población de Nassau que está vinculada a las diversas pandillas, pero no tiene propuestas concretas para el 99.9% de los residentes restantes”, dijo Barrientos.

Laura Curran: Ella es la opción de la MS-13 para ejecutiva del condado. No debería ser la de ustedes”, se lee en los panfletos que recibieron los residentes, un slogan que fue calificado como la “criminalización” de los residentes hispanos de Nassau.

“Ser indocumentada no me hace ilegal. Ese término es ofensivo y despectivo”, dijo Carmen Serrano, una inmigrante hondureña y residente de Nassau por 26 años. “Es una vergüenza”.