La estocada final de Trump contra menores indocumentados de Centroamérica

EEUU termina el programa de refugio para menores centroamericanos
La estocada final de Trump contra menores indocumentados de Centroamérica
Trump sigue en su afán de cerrar las puertas a los refugiados
Foto: Getty Images

La medida se venía estudiando desde Agosto, sin embargo varios sectores políticos y de organizaciones civiles estaban presionando al gobierno para que reconsiderara la drástica decisión que afectará a miles de menores indocumentados.

Este miércoles el gobierno de Donald Trump anunció que en la medianoche del jueves dejará de aceptar solicitudes de refugio de los menores centroamericanos que huyen de la violencia en sus países.

“El Departamento de Estado no aceptará nuevas solicitudes al programa de refugio Menores Centroamericanos (CAM) después de las 23.59 del 9 de noviembre (04.59 GMT del 10 de noviembre)”, anunció en un comunicado este ministerio.

El ex presidente Barack Obama estableció este programa en diciembre de 2014 como una manera de lidiar con una incesante oleada de niños de El Salvador, Honduras y Guatemala que llegaban a la frontera sur solos, sin la compañía de adultos.

Aunque entonces el Gobierno intentó disuadir a los padres de los pequeños de enviarlos a un viaje tan peligroso, el programa puso de manifiesto que los menores continuaban llegando a la frontera.

Trump, por su lado, ha tratado de contener este alto flujo de jóvenes inmigrantes centroamericanos con un mayor control de la frontera sur y actuando contra los padres de estos menores que residen en EEUU por “tráfico de personas”.

El programa que verá mañana su fin ha dado refugio a unos 1,500 menores centroamericanos desde que Obama lo puso en marcha en 2014.

El Gobierno de Trump está promoviendo una drástica reducción de los programas migratorios de EEUU y, además del CAM, ya ha eliminado el Estatus de Protección Temporal (TPS) para Nicaragua, ha anunciado la supresión de la lotería de visados de diversidad y ha mermado a la mitad los cupos para refugiados.

También está dificultando la llegada de ciudadanos de países con problemas de seguridad y terrorismo, en su mayoría musulmanes.