Rigondeaux tira la toalla ante Lomachenko

El cubano alegó una lesión cuando estaba siendo claramente superado por el ucraniano

Rigondeaux tira la toalla ante Lomachenko
Un momento de la pelea entre Rigondeaux y Lomachenko.
Foto: Top Rank

NUEVA YORK – La pelea más técnica, la más esperada por los expertos y aficionados más entendidos, también defraudó. Porque en realidad era mucho más desigual de lo que nos habían vendido.

Era la primera vez en la historia que se enfrentaban sobre un cuadrilátero dos dobles campeones olímpicos. El cubano Guillermo Rigondeaux, 37 años, ganó medallas de oro en Sydney 2000 y Atenas 2004. Vasiliy Lomachenko, 29 años, fue campeón olímpico en Beijing 2008 y Londres 2012.

Ambos presentan dos de las carreras amateurs más laureadas de la historia del boxeo: 463 victorias del cubano por 12 derrota, 396-1 para el ucraniano. Luego, como profesionales, llegaban a esta pelea con récords casi perfectos, 17 victorias, 11 KOs sin derrota para Rigondeaux. Nueve victorias y sólo una derrota en la cuenta de Lomachenko.

La expectación en The Theater del Madison Square Garden se sentía desde horas antes, con muchos aficionados ucranianos, más que cubanos, en las gradas gritando “¡Loma, Loma, Loma!

Más pequeño (1,63 m de altura por 1,68 m del ucraniano) y acostumbrado a pelear en pesos más ligeros -subía dos categorías para esta pelea- “El Chacal” Rigondeaux arrancó el combate más defensivo, utilizando su depuradísima técnica y su juego de pies para esquivar los ataques de Lomachenko, más ofensivo.

El cubano daba espectáculo con algunos desplantes, bajando la guardia y quedándose quieto. Siempre rapidísimo trataba de evitar el golpe lanzado por el ucraniano. Pero, pasado un igualado primer round, Lomachenko logró poco a poco contactar algunos directos y comenzar a dominar el combate con claridad.

Superado desde el segundo round, Rigondeaux comenzó a abrazarse a su rival repetidas veces hasta que, después de varios avisos, el árbitro le penalizó con un punto en el sexto round.

Entonces, cuando nadie lo esperaba, en el descanso previo al séptimo round, desde la esquina, Rigondeaux tiró la toalla alegando una lesión en la mano izquierda. Luego diría que la lesión se produjo precisamente en el segundo round.

El cubano fue el cuarto boxeador que se retiró ante Lomachenko las sus últimas cuatro peleas del ucraniano.

“Rigondeaux es un rey del boxeo, el mejor, pero en su categoría. Éste no es su peso, no es su categoría. No es una gran victoria para mí”, dijo Lomachenko sobre el cuadrilátero tras su victoria.

El público abucheó a “El Chacal”, al que no perdonó que se hubiera retirado de forma repentina, aunque el combate estaba claramente decantado desde un par de asaltos antes.

“No tuvo que ver el peso o que sea más grande. Perdí porque no pude pelear por la lesión en la mano”, dijo Rigondeaux, que ahora tendrá complicado encontrar otra gran pelea, ya que siempre ha sido uno de los boxeadoras más evitados por los rivales, que alegaban que no era “comercial”.

Hoy se demostró que “El Chacal” puede atraer público con un rival popular, pero su deslucida retirada no le va a ayudar a sus 37 años.

Éste fue el scorecard oficial, en el que se ve cómo sólo el primer round pudo haber caído del lado de Rigondeaux: