Trump afirma que es “un genio muy estable”; ataca a críticos

El presidente asegura que quienes cuestionan su estabilidad mental, se equivocan
Trump afirma que es “un genio muy estable”; ataca a críticos
Foto: Michael Reynolds / EFE

WASHINGTON— En un paréntesis de su retiro con líderes del Congreso, el presidente Donald Trump defendió este sábado su estabilidad mental y afirmó que su victoria en 2016 y su extensa carrera empresarial son pruebas de que es “un genio muy estable”.

Trump emitió esta mañana una serie de mensajes en Twitter desde Camp David (Maryland), donde es anfitrión, junto al vicepresidente Mike Pence, de un retiro de fin de semana con líderes republicanos del Congreso para repasar su estrategia y prioridades legislativas de 2018, incluyendo el futuro de “DACA”.

“En realidad, a través de mi vida, mis dos grandes activos han sido mi estabilidad mental y el ser, pues, verdaderamente inteligente”, afirmó Trump.

El mandatario salió a atacar a sus críticos, tras una semana de noticias negativas para su Administración tras la publicación de un polémico libro que detalla el presunto caos de los primeros días de su presidencia.

El libro, “Fire and Fury: Inside the Trump White House”, del periodista Michael Wolff, salió a la venta ayer pese a que la Casa Blanca trató de impedir su publicación argumentando que está “lleno de mentiras” sobre el arranque y funcionamiento de la Administración.

Más adelante, durante una breve rueda de prensa en Camp David, donde tomó preguntas por diez minutos, Trump justificó sus mensajes de hoy para defender su “tremendo éxito”.

En ese sentido, repitió que Wolff es un “fraude” porque sus supuestas entrevistas son producto de “su imaginación” y su libro es “una obra de ficción”,  además de que señaló que si las leyes contra el libelo fuesen más fuertes en EEUU, ese  libro no se hubiese publicado.

Respecto al encuentro con líderes del Congreso y de su Gabinete, Trump reiteró su exigencia del muro fronterizo a cambio de “DACA”,  y afirmó que está dispuesto a un diálogo con el líder norcoreano, Kim Jong Un, pero con condiciones.

Trump analiza estrategias y prioridades para 2018 durante un retiro en Camp David con legisladores republicanos y miembros de su Gabinete. Foto: suministrada

La publicación del libro, que  ha dominado el ciclo de noticias en los últimos días,  ocasionó la ruptura total entre Trump y su exasesor político, Steve Bannon, quien describe en el libro como “traición” el encuentro de un  hijo del mandatario, Don Jr.,  con autoridades de Rusia.

¿”Genio incomprendido?

Según Trump, quienes cuestionan su estabilidad mental se equivocan, y basta ver su impredecible victoria en 2016, cuando logró vencer a otros 16 candidatos republicanos para la nominación presidencial y, en noviembre de ese año, a su rival demócrata, Hillary Clinton.

Además, citó su carrera en los negocios y en la televisión como otra prueba de que es un “genio”.

“La corrupta de Hillary Clinton también jugó duro con estas cartas y, como todos saben, terminó en llamas. Pasé de ser un empresario MUY exitoso, a una importante estrella de televisión…a presidente de EEUU (en mi primer intento)”, argumentó Trump en Twitter.

“Creo que eso calificaría no solo inteligencia sino genio… y un genio muy estable por cierto!”, subrayó.

En los últimos días, Trump, su portavoz, Sarah Sanders, y otros miembros de su Administración han salido a atacar a Wolff, y a los periodistas y críticos que han cuestionado abiertamente la estabilidad mental del mandatario y su aptitud para el cargo.

Sanders dijo esta semana, durante dos días consecutivos, que es “indignante” cuestionar la salud mental de Trump, y sugirió que quienes carecen de equilibrio mental son los que no ven “el impacto positivo” de las políticas del mandatario en el país.

Según Sanders, Trump se mostró “asqueado” por las acusaciones formuladas en el libro de Wolff –quien aparentemente tuvo amplio acceso a asesores de la Casa Blanca-, porque “no son ciertas”.

Algunos asesores citados en el libro de Wolff ofrecen comentarios nada halagüeños sobre Trump, indicando que se comporta “como un niño”, o peor aún, como “un idiota”.

Trump repitió su consabida queja de que los demócratas, y periodistas que les sirven de “perritos falderos”, no han podido presentar pruebas de la presunta colusión de su campaña con Rusia durante las elecciones, y por eso ahora cuestionan su inteligencia y equilibrio mental.

Trump emitió otro mensaje ayer, casi a medianoche, en el que calificó a Wolff como un “completo perdedor que inventó historias para vender un libro realmente aburrido y falso”.

Wolff  “utilizó al desaliñado Steve Bannon, quien lloró cuando fue despedido y rogó por su empleo. Ahora el desaliñado Steve ha sido abandonado como un perro por casi todos. Qué pena!”, ironizó Trump.

Los abogados de Trump intentaron frenar la publicación del libro mediante una carta amenazante a la casa editorial pero, lejos de aplacar las críticas, Trump y la Casa Blanca prácticamente aumentaron la publicidad  del libro, que se ha convertido en uno de los de mayor venta, alcanzando el  primer puesto en Amazon.

En una entrevista con “NPR”, Wolff defendió ayer “al 100%” sus investigaciones para el libro y aseguró que ahora muchos “se arrepienten” de haber divulgado detalles sobre Trump, como el hecho de que éste “no lee nada”, “ni escucha”, “ni se le puede decir nada”.

Las recientes provocaciones de Trump al presidente norcoreano, Kim Jong Un, sobre que él tiene un “botón nuclear más grande y poderoso”, han alimentado las especulaciones de que el mandatario, aparte de no mostrar habilidades diplomáticas, carece de estabilidad mental.