Alarmante índice de fallas en sistema que atiende a discapacitados

Miles de quejas de los usuarios de Access-A-Ride quedan sin resolver durante meses, en violación de los requisitos de la MTA
Alarmante índice de fallas en sistema que atiende a discapacitados
Miles de quejas de personas discapacitadas no son atendidas.

NUEVA YORK. – Hasta un 43% de las quejas contra el sistema Access-A-Ride de la Autoridad Metropolitana de Transporte que sirve a las personas discapacitadas en sus necesidades diarias de movilización no son atendidas dentro de los plazos  establecidos en la ley, reveló una investigación del contralor de la ciudad Scott Stringer, dada a conocer este domingo.

El contralor de la ciudad Scott Stringer, durante la presentación de la investigación.

Las quejas, en general sobre aspectos de seguridad y atrasos apuntan a fallas burocráticas que afectan a Access-A-Ride, un servicio crucial del cual dependen cientos de neoyorquinos. El contralor instó a que se nombre a un defensor interno  independiente para defender la seguridad pública y hacer correctivos urgentes.

“Cuando un neoyorquino llama a la MTA para plantear inquietudes de seguridad o transmitir quejas sobre un servicio deficiente, esperan que la propia agencia lo investigue. Pero lo que estamos mostrando hoy es que en la mayoría de los casos, eso simplemente no sucede”, argumentó el contralor durante el acto en que presentó la investigación.

Según Stringer, en la mayor parte de las quejas recibidas contra Access-A-Ride, ellos pasan la pelota a los mismos proveedores que están acusados ​​de causar los problemas.

“Nuestras personas mayores con discapacidades de los cinco condados dependen de este servicio. Los neoyorquinos están siendo defraudados por su propio gobierno y, en última instancia, eso pone a la gente en riesgo. Es por eso que estamos pidiendo un defensor interno  independiente en Access-A-Ride, para que luche por el interés del público dentro de la agencia”, subrayó el contralor.

Según la Ley de Estadounidenses con Discapacidades de 1990 (ADA), las autoridades deben proporcionar un sistema para las personas con discapacidades que no pueden usar los servicios públicos de autobús o metro.

Una auditoría del contralor descubrió hace dos años cómo Access-A-Ride había dejado varados a decenas de miles de neoyorquinos, la Contraloría comenzó a examinar lo que sucede cuando estos usuarios (ancianos con discapacidades que dependen del servicio) llaman el MTA para señalar demoras, violaciones de seguridad y otras preocupaciones. La auditoría examinó más de 21,000 de esas quejas tomadas por la agencia en 2016.

En lugar de encontrar un sistema organizado y competente para manejar decenas de miles de quejas, la Contraloría descubrió que el MTA -que contrata a proveedores externos para el servicio Access-A-Ride- en realidad no investiga la mayor parte de las quejas de los usuarios.

En cambio, envía esas quejas a los contratistas privados que, según afirman los usuarios, proporcionaron un servicio de mala calidad.

Las quejas más comunes

Demoras masivas: 9.125 (43%) de las 21.274 quejas de Access-A-Ride recibidas en 2016 por la Unidad de Relaciones con el Cliente no fueron evaluadas dentro de los plazos establecidos por la MTA.

Se ignoran los plazos: 4,110 de estas quejas vencidas, o el 45%, ni siquiera se evaluaron en 8 semanas.

Cuestiones de seguridad son pasadas por alto: 96 de estas quejas involucraron problemas de seguridad potencialmente graves, que incluyen:

Conducción temeraria: los conductores usan teléfonos celulares cuando los vehículos están en movimiento. El conductor no asegura adecuadamente una silla de ruedas y no ayuda a bajar por la rampa la silla de ruedas, discriminación y comentarios raciales.