Famosos actores,  modelos y futbolistas… ¿al mando de México?

Deportistas, actores y otros se postulan para cargos de gobierno en México
Famosos actores,  modelos y futbolistas… ¿al mando de México?
Cuauhtémoc Blanco ahora se dedica a la política. AGENCIA REFORMA
Foto: AGENCIA REFORMA

MÉXICO.- Siete famosos mexicanos se alejaron del cómodo pedestal de admirados y queridos actores, modelos y futbolistas para pasar al  sórdido  y menospreciado camino de la política al postularse por diversos partidos políticos a cargos públicos.

Se trata de Sergio Mayer y Rocío Banquells para diputados federal y local en la Ciudad de México por Morena y el PRD, respectivamente; Eduardo Capetillo, para  la alcaldía de Ocoyoacac, Estado de México, por el PRI; Ariel López Padilla y Cuauhtémoc Blanco que compiten por la gubernatura de Morelos por el PT y Morena además de la comediante María Elena Saldaña, quien compite por Nueva Alianza.

Todos ellos han sido bendecidos por los respectivos líderes de los partidos y algunos con marcado énfasis y algarabía como ocurrió con el ex futbolista de Pumas, Adolfo Ríos, a quien el candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador defendió por considerar que era el más popular para contender por el cargo de manera local.

“Se hizo una encuesta y salió el mejor evaluado’’, dijo.

Otros, como el modelo, bailarín y actor Sergio Mayer  han tenido que defenderse a sí mismos de las críticas en las redes sociales, donde los usuarios se le han tirado a la yugular por sus aspiraciones a ocupar una curul en el congreso.  “Nunca confundas mi silencio con ignorancia, mi calma con aceptación o mi amabilidad con debilidad’’.

Mayer, de 52 años, se volvió un producto atractivo para la oposición cuando aceptó hacer el papel del vilipendiado presidente Enrique Peña Nieto en la película La Dictadura Perfecta (del director Luis Estrada, 2014), una dura crítica al sistema de gobierno creado por el PRI. El desafío disgustó tanto en el gobierno federal que un día fue echado de un evento público de la Residencia Oficial de Los Pinos.

“El paso que están tomando los famosos es riesgoso porque puede tomarse muy bien o muy mal: la política actual trae  una carga negativa que va de la corrupción a la avaricia, del bandidaje a la perversión sin importar de donde vengas’’, advirtió Raquel Valencia, analista de política de la Universidad Autónoma Metropolitana.

El ejemplo más reciente de esta percepción lo encarna el actor y vocalista de la desaparecida banda de pop Timbiriche. Al obtener la luz verde para contender por el PRI en el municipio de Ocoyoacac, indignó a los priistas de base, quienes marcharon por lo que llamaron “dedazo’’ e “imposición’’.

“La gente lo quiere y yo estoy listo’’, declaró Eduardo Capetillo. “Quiero ayudar a resolver los problemas’’.

Previo a esta oleada de gente de la pantalla en la vida política mexicana, otra oleada de famosos habían experimentado en la política mexicana: Silvia Pinal, Carmen Salinas, Laura Zapata, Cuauhtémoc Blanco, Jorge Kahwagi, Ana y Gabriela Guevara.