Las escuelas que comparten un campus son ahora una sola comunidad

Los estudiantes aprenden mejor cuando los maestros, el personal de las escuelas y las familias colaboran entre sí. Por eso, en mis 52 años como educadora en la Ciudad de Nueva York, siempre he promovido la colaboración por sobre la competencia. La colaboración se puede dar de diferentes maneras en los salones de clases y en las escuelas: pueden ser dos maestros que comparten las mejores prácticas para fortalecer los planes de estudio o dos directores en el mismo edificio que buscan maneras para que sus alumnos compartan un consejo asesor o el comedor. Nuestros estudiantes obtienen mejores resultados cuando colaboramos, compartimos recursos y promovemos buenas prácticas de enseñanza.

En los últimos cuatro años, la colaboración ha tenido un papel muy importante para mejorar la enseñanza en las escuelas públicas de la Ciudad. A través de los programas de Escuelas Ejemplares (Showcase Schools) y Compañeros de Aprendizaje (Learning Partners), los maestros de diferentes escuelas se reúnen para desarrollar y fortalecer los enfoques de enseñanza, identificar formas de mejorar la cultura y el ambiente escolar, y ​​perfeccionar las formas de servir mejor a los estudiantes que aprenden inglés.

Siempre he promovido la colaboración en las escuelas y distritos, y al principio de mi mandato como canciller noté que faltaba colaboración precisamente en los lugares donde más sentido tenía, es decir, en nuestras escuelas que compartían un campus. Por ejemplo, cuando el campus de escuela secundaria Lehman estaba enfrentado algunas dificultades, recibimos comentarios de algunos propietarios de negocios del área y dirigentes locales electos se involucraron en el tema: era necesario hacer algo inmediatamente para mejorar el ambiente escolar en el campus y sus alrededores.

Reunimos a los directores y pusimos en marcha un plan de acción. El director ejecutivo adjunto de seguridad del Departamento de Educación, Mark Rampersant, trabajó junto con los directores en el edificio para formar una alianza entre todas las escuelas, crear un horario escolar único, formar un consejo estudiantil para todo el campus, combinar el desarrollo profesional y ofrecer cursos de nivel universitario para todos los estudiantes. Entre los resultados, vimos un mayor número de estudiantes participando en cursos de nivel universitario y aprovechando programas para después de clases, así como una disminución en las suspensiones. Para celebrar sus buenos resultados, el campus organizó su primera fiesta de graduación o prom con los graduados de todas sus escuelas. Para seguir construyendo sobre este progreso, ampliamos nuestro trabajo a cinco campus adicionales en el año escolar 2016-2017.

A través de la Iniciativa del Campus Compartido, trabajamos para mejorar la cultura y el ambiente general de todas las escuelas en el campus y nos esforzamos para que los recursos sean compartidos a fin de que los maestros y estudiantes tengan acceso a más programas y oportunidades. Al trabajar en conjunto, cada escuela comparte sus mejores prácticas y fortalece la cultura del campus, lo cual beneficia a toda la comunidad.

Los campus en el programa están fortaleciendo sus comunidades y aumentando su capacidad para llevar a cabo programas de manera efectiva que brinden a todos sus estudiantes el apoyo adicional que necesitan. Esto incluye los Centros de Acceso Universitario que ofrecen a los estudiantes orientación práctica en el proceso de solicitud de ingreso a la universidad, cursos de Educación Técnica y Vocacional, clínicas de salud mental e, incluso, distribución de comida. En Grand Street Campus, en Brooklyn, los directores de las escuelas combinaron sus recursos para contratar a un maestro de música y crear una banda que pudiera practicar y actuar en conjunto. Gracias a este trabajo en equipo, hoy cuentan con un programa de orquesta que es reconocido en toda la Ciudad.

Actualmente, nuestra Iniciativa de Campus Compartido beneficia a 138 escuelas y programas en 24 campus en la Ciudad. Recientemente, tuve el placer de visitar 10 campus del programa, entre ellos, George Washington en Manhattan, Evander Childs en El Bronx, Springfield en Queens y Erasmus Hall en Brooklyn, y fue emocionante escuchar a los directores hablar como si fuesen una sola voz y referirse a sí mismos como “nosotros” y “nuestro campus”.

Nuestras comunidades y campus de escuelas secundarias se han fortalecido gracias a la colaboración entre sus estudiantes, maestros y familias.

-Carmen Fariña es la canciller de las escuelas de la Ciudad de Nueva York