Cuando amar demasiado es una enfermedad 

Se puede ser adicto a alguien en particular, a una serie de hombres o mujeres, o a la búsqueda de una pareja
Cuando amar demasiado es una enfermedad 
Por lo general, se sienten atraídas por personas incapaces de formar una pareja "sana"./Shutterstock
Una relación adictiva es aquella que nos hace daño, compromete negativamente nuestra salud física y emocional y de la cual, a pesar de querer, no nos podemos liberar.
Del mismo modo que una persona se vuelve adicta a una sustancia, necesita y tolera cada vez más cantidad de dicha sustancia para poder sentirse bien y “funcionar”, los “adictos al amor” soportan mucho sufrimiento en las relaciones que establecen.

¿Cómo es una relación adictiva?

Se confunde el amor con “obsesión”. Se puede ser adicto a alguien en particular, a una serie de hombres o mujeres, o a la búsqueda de una pareja (en caso de no tener una relación). Por lo general, se sienten atraídas por personas incapaces de formar una pareja “sana”. Eligen una y otra vez a personas incapaces de comprometerse afectivamente, sujetos emocionalmente inaccesibles.
Para los adictos al amor, son señales de que esa persona les necesita e intentarán ayudarle, salvarle, curarle o cambiarle con el “poder de su amor”.En esto radica el punto de partida y la posterior dinámica enfermiza de la relación. Dinámica que se caracteriza por la dependencia mutua (adicción).
Hay en estas relaciones dramatismo, caos, excitación, sufrimiento y algunas veces un alto voltaje de erotismo y sexualidad.
A estas personas se les llama co-dependientes y se caracterizan por:
*Ponerse en último lugar: realizan todos los sacrificios y dejan de lado sus intereses para “ayudar” al individuo del cual depende.
*Aumentar el vínculo y la atracción por la otra persona a medida que haya más problemas de pareja.
* Solo ver lo positivo de la relación, sufren de ceguera y sordera selectiva y niegan lo malo de la relación frente a los demás.
* Culparse por el fracaso si la relación no funciona.
* Sufrir de pánico al abandono y de ahí que siempre estén dispuestos a hacer cualquier cosa para evitar que la relación termine.

¿Cómo manejan el sexo las personas co-dependientes?

-La seducción y la sexualidad son los factores importantes en la dinámica de la relación.
-Los encuentros sexuales tienen mucha “magia”, química, romanticismo y erotismo.
-La persona se esfuerza enormemente por complacer en el área sexual. Piensa que la sexualidad salvará, sanará o “amarrará” a la persona con quien tiene una relación adictiva.

¿Qué sucede cuando el co-dependiente siente temor a ser abandonado?

-En su angustia por el miedo a ser abandonado, empieza a querer manejar y controlar a la pareja y comienza así la famosa danza “del sofocado y el abandonado”.
-A medida que la pareja se distancia, el adicto refuerza sus intentos dando más “amor”: aumenta la concentración en la conducta de la pareja y depende cada vez más en lo afectivo.
-Abandona sus intereses personales, siente furia e impotencia inexplicables, surgen síntomas físicos y psíquicos relacionados con la adicción y el estrés que esta relación le provoca.
Recuerde que la adicción al amor presenta síntomas muy parecidos a la adicción a sustancias toxicas y que siempre es recomendable acudir a terapia para ayudarle a sanar.