Altas rentas provocan éxodo de dominicanos del Alto Manhattan

Han vivido en Washington Heights e Inwood por décadas, pero la gentrificación y la subida alquileres están provocando que muchos abandonen el vecindario
Altas rentas provocan éxodo de dominicanos del Alto Manhattan
Washington Heights ya dejó de ser un vecindario económico. /Mariela Lombard

Jeffrey Almanzar es un contador que siempre ha vivido en Inwood, en el Alto Manhattan, muy cerca de la casa de sus padres que inmigraron de República Dominicana hace décadas. Ya retirados, ellos volvieron recientemente a su país por muchas razones: les gusta más el clima, la comida, la gente y especialmente porque se vive más al aire libre, contrario a Nueva York.

Antes de mudarse a ese vecindario, Almanzar, de 36 años y quien recientemente se comprometió para casarse, buscó un lugar amplio para vivir pero no tuvo mucha suerte, ya que el alquiler de los estudios comienza en $1,500 y sube de forma directamente proporcional al espacio que se necesita: de $2,500 a $2,800 por un apartamento de tres habitaciones y así sucesivamente.

“Eso no tiene sentido, por eso muchos de mis conocidos están optando por comprar, la renta es tan alta que es mejor pagar una hipoteca”, dijo el dominicano, agregando que también ha visto cómo familias que han aplicado a vivienda subsidiada han sido reubicadas fuera de Inwood, hacia El Bronx o de una vez se mudan fuera de la Gran Manzana y se van a Pensilvania o Florida.

“La llegada de nuevos inquilinos ha impulsado la subida de los alquileres, como todo en nuestra economía está basado en oferta y demanda… muchos nuevos inquilinos con más ingresos, que de otra manera estarían pagando el doble o el triple en el downtown, se han dado cuenta que es un robo, por eso se mudan aquí y están a unos 15-20 minutos del trabajo”, indicó Almanzar.

Esto también ha creado un efecto dominó en los negocios, cuyos dueños también están sufriendo el alza de las rentas y por eso se ven obligados a aumentar los precios de sus productos y servicios.

“Por ello, los dominicanos de bajos ingresos cada vez son más forzados a moverse, para sobrevivir, o simplemente apretarse en apartamentos pequeños porque no pueden encontrar un lugar para vivir cerca de su familia que ha vivido en su dirección actual durante 30-40 años”, reflexionó el hombre, quien ahora reside el vecindiario Kingsbridge, en El Bronx.

Efectos de la gentrificación

En los años 90 y en los inicios del siglo 21, quienes observan constantemente la demografía de Nueva York esperaban un crecimiento más acelerado de los dominicanos en la ciudad, proclamándolos como el grupo latino más grande acercándose a 1 millón. Sin embargo, la presencia en el histórico barrio de Washington Heights no puede darse por garantizada.

‘Cuando un Vecindario se convierte en la Puerta giratoria para los Dominicanos: Aumento en el Costo de las Rentas en Washington Heights/Inwood y el Declive de la Presencia Dominicana’, es el más reciente reporte del Instituto de Estudios Dominicanos de CUNY que explora los problemas como la gentrificación y la preocupante tendencia de la escasez de vivienda asequible, la subida imparable de los alquileres y el incremento del éxodo de los dominicanos de Manhattan hacia otras partes, incluyendo fuera de la ciudad y del estado, en búsqueda de opciones más baratas de vivienda.

El estudio destaca que Washington Heights e Inwood no son inmunes a los efectos de la gentrificación, de hecho sus efectos se han sentido desde finales de los años 90, con la presencia cada vez mayor de jóvenes profesionales y gente con mayor poder adquisitivo, lo que ha generado el incremento en los alquileres. “Lamentablemente el resurgimiento ha venido a expensas de los residentes pobres y de largo plazo, quienes tienen problemas para pagar los incrementos en las rentas y son incapaces de encontrar vivienda asequible en el vecindario”.

A pesar del hecho de que frenar la gentrificación ha estado en la agenda de muchos políticos como una prioridad, actualmente ese proceso continúa indetenible. El proyecto de zonificación de Inwood –propuesto por la New York City Economic Development Corporation– está plena discusión, y será sometido a escrutinio público en febrero y marzo.

Gente de clase trabajadora y bajos ingresos que viven en estos vecindarios que se han convertido en atractivos y deseados por personas con mayor poder adquisitivo, desafortunadamente están en ruta a ser desplazados de sus hogares y si son inmigrantes, deberán moverse de nuevo.

Concejales Ydanis Rodriguez, Carlos Menchaca y Antonio Reynoso anuncian la conferencia de Latinos en Nueva York a realizarse el proximo Jueves con participacion de la Directora de CUNY Dominican Studies Institute, Doctora Ramona Hernandez.
La doctora Ramona Hernández, presidenta del Instituto de Estudios Dominicanos, hizo un llamado para crear viviendas asequibles.

Dominicanos los más desplazados

Y debido a que los dominicanos constituyen el grupo más grande de inmigrantes y a la vez el más empobrecido de Washington Heights e Inwood por décadas, ha sido la comunidad más duramente golpeada. “La gentrificación ha empujado a mucha gente hacia afuera y ha traído a otros. Como se esperaba, estos cambios están transformando el carácter del vecindario. En el caso de las familias dominicanas desplazadas, también están llevando consigo sus pertenencias culturales y la continuidad de su legado histórico”, indicó el análisis.

Añadiendo a la apreciación de Almanzar, el estudio de CUNY detectó que la migración más rápida e inmediata ocurre hacia El Bronx, y luego a Nueva Jersey.

El reporte intenta sonar la alarma y junto a los esfuerzos de líderes comunitarios, activistas, académicos y todos los dominicanos, lograr presionar a los legisladores y funcionarios electos para poner en práctica un plan de acción que aporte soluciones a corto y largo plazo, y asegure una mayor permanencia y estabilidad para las familias trabajadoras y de bajos ingresos dominicanas y otras en estos vecindarios que ellas han llamado hogar por 50 años o más.

“Lo más importante es que existe la necesidad de crear vivienda asequible para la gente pobre que se está yendo de Washington Heights e Inwood… asequible no es de medio millón a un cuarto de millón de dólares. El concepto de asequible debe redefinirse en base al salario promedio de los trabajadores de esa área”, destacó la autora principal del estudio y directora del Instituto, la doctora Ramona Hernández.

Alquileres por las nubes

El promedio del “alquiler fuera de bolsillo” en todo el vecindario era de $777 en 1999 y de $1,040 en 2014, representando un incremento de 25.3%. El “alquiler fuera del bolsillo” es el alquiler que un hogar paga después de cualquier subsidio de vivienda que puede recibir. Los contratos promedio han aumentado los alquileres de forma más pronunciada: 30.2% entre 1999 y 2014. Asimismo, la media de la renta total por contrato en todo el vecindario era de $837 en 1999 y $1,200 en 2014. Entre tanto, el ingreso promedio era de $34,182 en 1999, registrando un incremento de 21% para 2014, alcanzando $43,256.

No obstante, cuando se hace una revisión de los datos y se divide por etnia en 1999 los hogares dominicanos reportaron prácticamente ingresos por la mitad ($27,904) de lo que reportan hogares no hispanos blancos ($55,808). En 2014 la disparidad se mantuvo, ya que los primeros apenas alcanzaron $31,000 y los segundos subieron a $80,000.

“La creciente disparidad de ingresos presente en Washington Heights/Inwood puede tener serias implicaciones, incluido el impacto en la capacidad de cada grupo para hacer sus pagos mensuales de renta. También exacerba los problemas económicos de desigualdad mientras sienta las bases para el éxodo final de los residentes de bajos ingresos, cuyos ingresos permanecen estancados en un barrio donde el costo de la vida sigue aumentando”, señala el reporte.

Hernández afirma que el estudio, que tiene un enfoque de crítica a las políticas públicas, indica que los cambios no deben “pensarse” sino “hacerse ya”. “Además de nuevas viviendas asequibles deben reconvertirse las viejas y hacerlas más dignas”, comentó.

Plan de zonificación en Inwood

El pasado 22 de febrero la Junta Comunitaria 12 realizó una nueva audiencia pública para evaluar las observaciones al plan de zonificación de Inwood propuesto por la New York City Economic Development Corporation (EDC). Entre las promesas de este plan figuran la creación de viviendas, trabajos y espacios de acceso público en el frente del Harlem River.

Miembros del Comité de Uso de la Tierra de la Junta han cuestionado si el plan de zonificación incluye espacio para nuevas escuelas en Inwood y si el plan permite la expansión de instituciones comunitarias existentes como el New York Presbyterian Hospital, según publicó Patch.com. Los miembros de la Junta también expresaron su preocupación acerca de cómo en las áreas propuestas de zonificación al este de la Décima avenida los edificios podrían llegar a 20 o 30 pisos.

La EDC propuso dividir las áreas al oeste de la Décima avenida y al norte de la calle Dyckman en dos distritos de zonificación separados: El “Upland Core”, que ocupa alrededor del 80% del área y la “Commercial U” que corre a lo largo de la calle Dyckman, Broadway y la calle 207 Oeste.

Más de 600 personas se hicieron presentes en la audiencia y la mayoría de las que pidieron la palabra hablaron en contra del plan y pidieron la implementación de una alternativa llamada Uptown United Platform, la cual propone una rezonificación más modesta y otras recomendaciones, según publicó citylimits.org.

El Comité de Uso de la Tierra votará sobre la rezonificación propuesta el miércoles 7 de marzo, y la Junta Directiva completa tomará una votación el 20 de marzo.