Vecinos de El Bronx rechazan cárcel propuesta en Mott Haven

La idea es abrir prisiones más pequeñas en cuatro condados para reducir la población penal de Rikers
Vecinos de El Bronx rechazan cárcel propuesta en Mott Haven
Rikers Island alberga actualmente unos 9 mil presos
Foto: Archivo

Residentes de la sección Mott Haven de El Bronx expresaron su rechazo contundente a una propuesta del alcalde para ubicar una cárcel en su vecindario.

“Es como cerrar a Rikers y construir nuevos Rikers en South Bronx cuando ya estamos sobrecargados y desatendidos”, dijo Mychal Johnson,  cofundador de South Bronx United, en una reunión comunitaria la noche del jueves.

Más de 300 residentes y líderes comunitarios plenaron el auditorio de la escuela P.S. 65 para manifestar su rechazo al plan del alcalde Bill de Blasio para construir una cárcel en el sitio que actualmente es usado como un lote de confiscación de NYPD, ubicado en 320 Concord Avenue.

“Aquí hay muchas preguntas: más preguntas que respuestas”, dijo Paul Philps, miembro de la Junta Comunitaria.

La propuesta integra el plan del alcalde Bill de Blasio para cerrar la cárcel de la isla Rikers y reemplazarla con penales más pequeños en toda la ciudad, anunciado en febrero. El presidente del Concejo Municipal, Corey Johnson, apoyó la idea al principio, pero luego expresó sus dudas.

Los organizadores de la reunión del jueves dijeron que sería un revés para el vecindario, que ya alberga varios refugios y programas de tratamiento de drogas. La zona “ha sufrido mucho en las últimas décadas, pero realmente está tratando de recuperarse”, dijo Philps.

De Blasio fue invitado a la reunión pública el jueves, pero no asistió. Su oficina tampoco emitió comentarios sobre su ausencia.

La propuesta del alcalde surgió en medio de la polémica por el caso del oficial de correccionales que fue golpeado brutalmente en febrero por un grupo de reos en el complejo carcelario de Rikers Island.

La idea es abrir cuatro prisiones más pequeñas y seguras en Manhattan, Brooklyn, El Bronx y Queens, como parte de la reforma judicial que busca reducir la población carcelaria de 9 mil reos que actualmente alberga Rikers.