Nueva York ultima un plan de jubilación para trabajadores

Se debate un programa para deducir automáticamente parte del salario en cuentas de ahorro
Nueva York ultima un plan de jubilación para trabajadores
El cheque medio del seguro social en Nueva York es de $16,000 anuales./Archivo
Foto: Shutterstock

Los neoyorquinos podrían tener la posibilidad de tener una cuenta de ahorro para la jubilación si se mantiene en la propuesta del presupuesto del estado la creación del Secure Choice (Elección Segura).

Se trata de un programa que crea una cuenta de contribución voluntaria a través del pago del salario para los más de 3.5 millones de personas en el estado que no tienen acceso a una cuenta de ahorro 401k en el trabajo. La deducción de lo que va a esta cuenta es automática, es decir que al igual que el 401k el porcentaje que se decida ahorrar no llega nunca a las manos de los trabajadores por lo que es más fácil hacerse a la idea de que no se puede contar con ese dinero.

La cuenta es de tipo IRA — si se usa antes de llegar a la edad de retirarse hay penalizaciones–, y aunque la opción de sumarse a este ahorro se produce en el centro de trabajo y tiene que ser presentada por el empleador, este no tiene ninguna responsabilidad de administrarlo. “Lo único que tiene que hacer y es obligatorio es que lo ofrezca a sus trabajadores y que en caso de que se acepte por estos solo tiene que establecer que se deduzca el salario de su cuenta”, explica Maggie Castro, directora asociada de AARP. “No hay riesgo para el empresario”, explica Castro. A diferencia de la mayoría de las 401k, no se tiene que contribuir dinero de la empresa a la cuenta del trabajador.

Una de las características de esta cuenta es que no están asociadas al trabajo sino al trabajador y si este cambia de empleo se la puede llevar consigo. Son portátiles y pueden recibir deducciones de salario en los trabajos en los que se esté.

AARP está apoyando este programa que será supervisado por el Gobierno estatal pero estará en manos privadas. La organización espera que se mantenga el 1 de abril cuando las cuentas del estado empiecen a ser aplicables.

“Los posibilidad de ahorrar para su futuro es 15 veces mayor que se tome si se da la opción a través del empleo”, se explica desde AARP. Castro recuerda que más de la mitad de los hogares con una persona de 55 años o mayor no tienen ahorrado para la pensión.

Y el promedio de lo que tienen quienes ahorran es unos $14,500 cuando se acercan a la jubilación. “El cheque del seguro social es como promedio de $16,000 al año y con eso es muy difícil vivir en Nueva York”, concluye Castro. Los seniors se gastan unos $20,500 al año en alimentos, facturas de calefacción y electricidad además de salud.

Esta directora recuerda que entre los hispanos el ahorro para la jubilación está en una situación más comprometida porque más del 67% no tiene acceso a cuentas de ahorro. “La situación es peor que para la comunidad blanca o la afroamericana”, dice.

Los problemas económicos de las personas mayores terminan obligando a un mayor gasto social de la red de apoyo pública por lo que hay un alto nivel de apoyo para esta propuesta. “El 71% de los propietarios de pequeños negocios la apoyan, y entre ellos, muchos son latinos”.

En el estado de Oregon Secure Choice está totalmente operativo y en California e Illinois se está introduciendo.