Rubén Díaz Jr. confirma que buscará ser el próximo alcalde de Nueva York

El Presidente de El Bronx anuncia que dará la pelea en el 2021 para suceder a De Blasio, a quien le pide más compromiso con problemas de su condado como las escuelas y las viviendas públicas
Rubén Díaz Jr. confirma que buscará ser el próximo alcalde de Nueva York
Rubén Díaz Jr. presidente del Condado de El Bronx.

NUEVA YORK.- Desde que Rubén Díaz Jr. se convirtió en presidente del condado de El Bronx, hace ya más de 8 años, el político demócrata había dejado ver en varios momentos que la idea de convertirse en Alcalde de Nueva York le sonaba mucho. Y aunque trató de capotear muy bien los cuestionamientos sobre sus aspiraciones futuras, a solo unos meses de haber asumido su tercer término como jefe del Condado de la Salsa, Díaz le confirmó a El Diario que en el 2021 dará la pelea para convertirse en el sucesor de Bill de Blasio. El hijo del concejal Rubén Díaz, de quien lo separan sus posturas progresistas y liberales, reconoce que todavía hay mucho por hacer en su condado, pero advierte que los logros alcanzados hasta ahora en su gestión, son su mejor carta de respaldo para convencer a los neoyorquinos de que tiene todo para ser Alcalde. Pero mientras llega el momento, “Rubencito”, como le dicen cariñosamente sus seguidores, insiste en que es urgente que la Ciudad preste más atención al mejoramiento de las escuelas y las viviendas públicas y se invierta más en los jóvenes de El Bronx. “Si El Bronx se mejora, se mejora la ciudad de Nueva York”, es el lema del demócrata, quien se ve en cuatro años sentado en City Hall, como reflejo del poder latino “que puede unir a todas las comunidades”.

¿Cómo van las cosas en El Bronx?

“Me siento sumamente orgulloso de los logros que hemos tenido en los últimos 8 años y medio. Hemos visto cortar el desempleo a la mitad: 110,000 personas más tienen empleo hoy que cuando empecé en la oficina. El crimen lo redujimos y El Bronx está más seguro hoy desde 1951, según enseñan las cifras. Tenemos más de 30,000 unidades nuevas de vivienda y seguimos trabajando para crear más vivienda. Y hemos invertido más de 375 millones en los parques para nuestros jóvenes”.

Pero más allá de los logros, ¿cuáles son las principales necesidades que todavía tiene su condado?

“¿La vida es perfecta? No. Por eso me despierto cada día con esa energía para seguir mejorando el condado de El Bronx porque yo creo que si El Bronx se mejora, se mejora la ciudad de Nueva York. Todavía tenemos que seguir con el desarrollo económico, buscando no solo que las corporaciones y empresarios hagan negocios en El Bronx sino con El Bronx. Necesitamos que le den los trabajos a los que viven en este condado para que puedan pagar su renta. La mejor forma de evitar que la gente se vaya es darles trabajos, que tengan salarios dignos, y esa campaña empezó aquí”.

¿Cuál es el mayor reto que desea superar?

“Tenemos que seguir mejorando el sistema educativo. Lamentablemente aunque tenemos Prekinder y kínder universal tenemos que hacer mejor las cosas para los 225,000 estudiantes que hay en El Bronx, porque muchos no están preparados bien para seguir al próximo nivel educativo”.

¿Cree que la Ciudad ha dejado relegado a El Bronx en el tema de calidad en las escuelas, como aseguran muchos críticos?

“Creo que siempre ese ha sido el trato que le han dado al condado de El Bronx. Siempre nos han dejado de último, en todo, no solo en educación y hemos visto logros en las áreas que mencioné, pero en el sistema de educación, nos sentimos que por muchas décadas estamos viendo que la inversión en otras comunidades siempre ha sido más. Les dan maestros con más experiencia, con más salario y a nuestros niños no les dan recursos, como instrumentos de música, o elementos de ejercicios”.

¿Hay alguna queja en particular que tenga hacia el alcalde De Blasio y la manera como su administración trabaja por El Bronx?

“La queja que tengo de este Alcalde es que a aquellos niños que necesitan más atención, porque tienen una situación de salud mental, no se les están dando esos recursos. Además los salones de clase tienen muchos estudiantes. Deben tener entre 22 y 25 estudiantes y tenemos salones con 35. En ese ambiente un estudiante no puede aprender cómo necesita. Hay un sistema antiguo. No les dan tecnología, computadoras y los que son muy avanzados, superdotados no tienen programas para desarrollarse y llegar a su máxima capacidad”.

¿Cómo ve la situación de las viviendas de NYCHA en el condado y la negativa del Alcalde de cambiar a la presidenta de esa agencia?

“Yo no sé porque él la tiene ahí. La realidad es que lo más importante son los inquilinos que viven en las viviendas públicas y hay más de 320,000 que sufrieron falta de calefacción en este invierno, y como gobierno y como sociedad nunca debemos aceptar eso. Más de la mitad de los proyectos necesitan una unidad nueva de calefacción y muchos como Patterson Houses pagaron ya por eso en el 2011, pero por burocracia no están funcionando y pedimos la declaración de emergencia”.

¿Qué le dice a quienes lo señalan de hacer juego político?

“Yo ya tengo 22 años que soy oficial electo. Ocho años y medio aquí y doce años y medio como asambleísta. Y cuando me metí a la política fue para cambiar la vida de los residentes de Nueva York. Esto para mí no es ningún juego, sino que creo que el Gobierno es para ofrecer lo mejor a los residentes de Nueva York y para ofrecerle oportunidades a nuestra juventud. No estoy aquí para jugar ningún juego político y debemos identificar a quienes ponen esos jueguitos por delante del bienestar y la comunidad”.

Muchos vecinos del condado dicen que quieren ver a “Rubencito” como Alcalde. ¿Usted se va a lanzar a la Alcaldía?

“Me siento sumamente orgulloso de eso. Le doy las gracias a esas personas del condado de El Bronx por darme esa oportunidad y ya pronto les voy a pedir a esa gente a que se una conmigo a ver si podemos convencer a los residentes de los otros condados, a ver si pueden pensar lo mismo en cuatro años. En El Bronx hemos visto una unidad, sea latino, anglosajón, afroamericano, hemos visto una unión que da logros y creo que podemos seguir con esa mentalidad, con esa energía, con ese espíritu y hacer lo mismo a nivel de la ciudad de Nueva York. Si hemos visto el cambio aquí, entonces podemos ofrecer lo mismo al resto de la ciudad. En el 2021 yo voy a tener 48 años, voy a tener todavía mucha energía”.

¿Entonces es oficial. Va a competir por la Alcaldía en el 2021?

“Cuando estamos hablando del Gobierno y de qué papel puedo jugar y qué posición me gustaría, el puesto de Alcalde de la ciudad de Nueva York es lo único en lo que yo pienso. Tenemos la disciplina, la energía y apoyo, no solamente en El Bronx. Cuando voy a diferentes condados, especialmente la comunidad latina, parte del peso que tengo es la inquietud de los latinos que están viendo que estamos creciendo en números, pero nunca hemos tenido un alcalde latino en Nueva York”.

¿Qué delito quisiera acabar en El Bronx en lo que le queda de gestión como presidente?

“Las peleas entre nuestra juventud. Cuando estamos viendo que el homicidio ya está reducido;  ya llevamos cinco años con menos de 100 casos. El año pasado hubo 72 en todo El Bronx. Cuando se está hablando qué crímenes grandes que han reducido, todavía estamos viendo que nuestra juventud se está peleando por tenis, por prendas o por celulares y me gustaría ver que la juventud cambie esa mentalidad de que cada vez que haya un desacuerdo, la única forma de resolverlo es la violencia”.