Matt Bomer compra todas las entradas de cine para ver ‘Love, Simon’

El actor quiere que todos en su ciudad vean la película

Matt Bomer compra todas las entradas de cine para ver ‘Love, Simon’
Matt Bomer quiere que más gente vea "Love, Simon"
Foto: Getty Images/ 20th Century FOX

El actor Matt Bomer es plenamente consciente del poder que tiene el cine a la hora de exponer realidades desconocidas para ciertos sectores del público y, sobre todo, para desmontar tópicos y demás ideas preconcebidas que existen en torno al colectivo homosexual. Y eso probablemente explique por qué el intérprete y su marido Simon Halls decidieron esta semana comprar todas las entradas de varias proyecciones de la películaLove, Simon” para que todos los vecinos de su localidad natal de Spring (Texas) puedan disfrutar gratis de la aclamada cinta.

Por favor, animaos a ver ‘Love, Simon’ en mi ciudad natal de Spring, Texas, de forma totalmente gratuita. Simon y yo hemos reservado para ustedes varias sesiones. Es una película muy importante, y una muy buena. Sé que les va a encantar, así que pasen por el cine este domingo para verla gratis“, escribió el artista estadounidense en sus redes sociales para dar a conocer tan curiosa iniciativa entre los habitantes de su ciudad.

Bajo una premisa similar a la de la afamada “Call Me By Your Name”, el filme que acaba de estrenarse en Estados Unidos aborda el difícil despertar sexual de un adolescente llamado Simon Spier (Nick Robinson) que, en un principio, se resiste a aceptar su homosexualidad pero que posteriormente conoce a otro chico en internet que está atravesando la misma experiencia y con el que, tras intercambiar varios mensajes, acaba entablando una bella amistad basada en el entendimiento mutuo.

Sin embargo, un compañero de clase termina haciéndose con el contenido de estas conversaciones y extorsiona a Simon bajo la amenaza de revelar su orientación sexual a toda la clase, una peliaguda dinámica que lleva al joven a debatirse sobre las ventajas e inconvenientes de vivir su vida con total libertad.

Desde luego, la trama y temática del filme contienen un sinfín de paralelismos con la trayectoria vital del propio Matt Bomer, quien se vio obligado durante su adolescencia a crearse una especie de “personaje” alternativo para ocultar su homosexualidad a sus allegados y, de esta forma, evitar el estigma y los prejuicios que siguen afectando al colectivo.

Tuve que inventarme un personaje para poder sobrevivir y durante un tiempo estuve trabajando con mi hermano en la construcción de unos gasoductos junto a gente que probablemente eran exconvictos. Tenía que aprender a protegerme a mí mismo en ese tipo de entornos“, recordaba en una entrevista reciente sobre aquellos tiempos en los que jugaba al fútbol y, en general, hacía todo los posible por integrarse en aquellos ambientes en los que no se suele cuestionar la sexualidad ajena.