New Jersey amplía el uso medicinal de la marihuana, baja los precios y relaja la burocracia

Los pacientes pagarán menos para registrarse en el programa y tendrán más lugares donde comprar la medicina

Siguiendo recomendaciones del Departamento de Salud, el gobernador demócrata Phil Murphy anunció el martes que New Jersey amplió el programa de la marihuana medicinal para incluir a pacientes que sufran de migraña, ansiedad, diversas formas de dolor crónico y del trastorno neurológico del síndrome de Tourette.

Murphy, quien asumió el cargo el pasado 6 de enero y favorece la legalización de la marihuana con fines recreativos, amplió además la iniciativa para que los pacientes que están bajo tratamiento paguen menos para registrarse en el programa, tengan más lugares donde comprar la medicina y en general disminuir la burocracia.

Bajo el demócrata Jon Corzine, en 2010 New Jersey había aprobado el uso de la marihuana para fines médicos, pero con una de las leyes más estrictas de los 29 estados con esta modalidad, cubriendo pacientes con cáncer, sida, epilepsia, enfermedad de Crohn, glaucoma o esclerosis múltiple.

En diciembre de 2012 se abrió el primer centro privado para el tratamiento, luego de obtener el visto bueno del Departamento de Salud del estado.

En 2013 se legalizó su uso para niños con ciertas condiciones graves y tres años más tarde se amplió la legislación para incluir también su utilización en casos de trastorno de estrés postraumático, pese a que el entonces gobernador republicano Chris Christie no apoyaba el programa.

Según Murphy, Christie estigmatizó el programa haciendo más difícil que los pacientes calificaran y que los cultivadores de la hierba pudieran operar en el estado.

“Los pacientes deben ser tratados como pacientes, no como criminales. Seremos guiados por la ciencia”, dijo Murphy durante la conferencia de prensa donde hizo el anuncio y aseguró que no se le fallará a quienes no han recibido el cuidado compasivo que se prometió hace una década.