¿Cuántas tarjetas de crédito necesita?

Lo importante es usarlas responsablemente siguiendo una serie de instrucciones
¿Cuántas tarjetas de crédito necesita?
Sepa lo que cuenta como positivo y como negativo en el uso de sus tarjetas./Archivo

Depende de usted y saber cuál es el mejor uso porque no es una cuestión de cuánto sino más bien de cómo. En particular de cómo gestiona usted sus gastos y sus pagos.

Hay gente que tiene cinco tarjetas, hay a quienes les va bien con una y hay quienes no tienen ninguna.

Esto último es lo menos aconsejable porque usar el crédito y hacerlo bien es la manera de crear una historia que permita saber a los prestamistas si usted es una persona que merece conseguir una hipoteca para comprar una casa, es fiable como inquilino, se le puede prestar para comprar un carro, etc. Sin historia crediticia no se va muy lejos en EE UU.

Lo que es importante es saber cómo funciona a su favor y en su contra el uso que haga de las muchas o pocas que tenga en la cartera. Para tener una buena historia crediticia hay que tener cuatro cosas en cuenta:

  1. Hay que pagar siempre lo que debe a tiempo o en plazo.
  2. A ser posible abone lo que deba en su integridad y si no vaya pagando cuantas veces pueda una cantidad superior a la mínima.
  3. No use más del 30% de la línea de crédito que tenga. Se conoce como la tasa de utilización de las tarjetas y lo conveniente este tenerla baja. Es decir, si su tarjeta le permite gastar hasta $1,000, no tenga un balance de más de $300.
  4. Mantenga sus cuentas durante años.

En este contexto, si usted no cae en la tentación de abusar  de su crédito y además paga su balance todos los meses, tener varias tarjetas le permite la tranquilidad de tener varias líneas de crédito abiertas y por tanto no ser penalizado por una tasa de utilización que le pueda resultar muy baja si solo tiene una. Por ejemplo, si tiene tres tarjetas con $1,000 de crédito en cada una, puede gastar más de $450  y estar mejor considerado que teniendo una sola con $1,000 de potencial de préstamo y gastando menos de esa cantidad

Además, si se tienen varias tarjetas y se pagan todas responsablemente a tiempo sin exceder de esa tasa de utilización se manda a los bureaus de crédito una información muy positiva sobre la capacidad para gestionar sus gastos.

En este caso tener varias tarjetas es una muy buena ayuda y en ocasiones los emisores, al ver que se gestionan bien las cuentas, van incrementando la línea de crédito lo que le permite mejorar significativamente su calificación crediticia a pesar de tener el mismo gasto.

Si le da miedo no contenerse en el uso de este dinero de plástico no le conviene cancelar sus tarjetas. Pídale a alguien que se las esconda o póngalas en una caja fuerte. En resumen, no las use frecuentemente. El problema de cancelarlas es que automáticamente rebajan su línea de crédito y la tasa de utilización puede elevarse sin que usted haya gastado más. Volviendo con el ejemplo de las tres tarjetas con $1,000 en crédito cada una, al eliminar una, ese 30% de gasto sobre $2,000 es mucho mayor que sobre $3,000.
Al cancelar una tarjeta puede reducir el promedio de años que tiene una cuenta abierta. No es algo que sea muy grave porque no es un factor que pese mucho en su historia crediticia pero rebaja la calificación.

La historia de pagos que tiene esa tarjeta, la tenga o la haya cancelado, la tendrá en su cuenta durante 10 años y en caso de que tenga penalizaciones (por pagar tarde, por ejemplo o no pagar el mínimo) esa mancha no se elimina hasta pasados siete años.

Ahora bien, si tiene muchas tarjetas recuerde que hay algo que le puede pasar factura porque algunas tienen una comisión anual y eso es un gasto a tener en cuenta.