Muere bebé en el vientre de la mamá, la familia denuncia negligencia médica

Los directivos del hospital ya fueron destituidos

Mitzi Ramírez Jiménez abandonó el hospital.
Mitzi Ramírez Jiménez abandonó el hospital.
Foto: Imagen tomada de video

CIUDAD DE MÉXICO – El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) decidió separar de su cargo al director médico del Hospital de Gineco Obstetricia No. 3, de La Raza, luego de que una joven de 28 años denunciara que su bebé murió en su vientre por no recibir atención inmediata en esa clínica.

También fueron despedidos el coordinador médico del turno nocturno, la jefa de la División de Obstetricia y la jefa del Departamento Clínico de Perinatología del mismo hospital.

En conferencia de prensa, Efraín Arizmendi, titular de las Unidades Médicas de Alta Especialidad del Seguro Social, afirmó que la medida se tomó con el propósito de garantizar la imparcialidad y objetividad en la investigación que el IMSS lleva a cabo para deslindar responsabilidades por estos hechos.

Agregó que el Órgano Interno de Control del IMSS, dependiente de la Secretaría de la Función Pública, lleva a cabo su propia investigación y aseguró que el Instituto “coopera ampliamente” en ella.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) inició también una investigación de oficio sobre el caso, por lo que el IMSS puso a su disposición la información que requiera, sostuvo.

Mitzi Ramírez Jiménez, la joven madre denunció que personal de la Unidad Médica de Alta Especialidad de Gineco Obstetricia No. 3 la hizo esperar mucho tiempo para recibir atención médica, a pesar de que se encontraba en trabajo de parto.

Pese a que era riesgoso, la joven abandonó ese centro médico para buscar atención en otro lado, pero no lo consiguió y el bebé falleció en su vientre.

La familia tomó video del momento que sacó a la joven del hospital porque no era atendida, y estalló contra el personal médico, a quien culparon de la muerte de la bebé.

El médico explicó que el pasado 28 de abril la derechohabiente fue internada en ese hospital del Centro Médico Nacional La Raza a las 22:00 horas.

Detalló que presentaba amenaza de parto prematuro, contracciones uterinas irregulares y tenía 35.5 semanas de gestación.

“El 1 de mayo, a las 11:00 de la noche, se detectó ruptura espontánea de la fuente. Al día siguiente, 2 de mayo, a las 6:00 de la mañana, se decidió la inducción del parto por vía natural, ya que se contaba con elementos de bienestar fetal.

“Ante la falta de progresión del trabajo de parto, se indicó cesárea y, en espera de la misma, se detectó ausencia de frecuencia cardiaca fetal”, describió el médico.

Arizmendi añadió que, al tener conocimiento de los hechos, el director general del IMSS, Tuffic Miguel, ordenó investigar a fondo para conocer las causas de “este lamentable suceso”.

 

“Un equipo multidisciplinario de médicos expertos, independientes a la unidad médica señalada, han estado trabajando en el análisis exhaustivo del expediente clínico de la paciente para determinar responsabilidad que haya del personal que estuvo a cargo de su atención”, afirmó.

En la conferencia, en la que no se permitieron preguntas de la prensa, estuvieron presentes también María Arizmendi González, titular de la Unidad de Atención a Quejas del IMSS, y Ulises Moreno, director jurídico del Instituto.

 

“La Unidad Médica de Alta Especialidad Hospital de Gineco Obstetricia No. 3 del Centro Médico Nacional La Raza del IMSS, lamenta profundamente los sucesos ocurridos en días pasados con motivo de la atención médica proporcionada a una mujer que se encontraba en trabajo de parto”, indicó el Seguro Social en una tarjeta informativa.

Agregó que la paciente fue atendida desde el inicio de su embarazo, en octubre de 2017, a través de la unidad médica que le correspondía y, a partir de la novena semana de gestación, fue canalizada al Hospital de La Raza debido a que su embarazo era de alto riesgo.

De acuerdo con la dependencia, la joven fue hospitalizada en diversas ocasiones durante su embarazo.