Demandan a la ciudad por patadas a genitales de niño en escuela de Brooklyn

Acusan a las autoridades escolares de considerar como una broma un juego de patadas entre alumnos

Sharene Savoy está demandando a la ciudad alegando que su hijo, estudiante de primer grado, fue pateado en los genitales repetidamente por sus compañeros de la Escuela Pública 178, en un aparente juego.

Timir Berkley-Baylor, de 6 años, oriundo de East New York, ha sido pateado tantas veces en la escuela que orinó sangre el 5 de mayo, dijo su madre, citada por Daily News.

El 7 de mayo Savoy visitó la escuela de Timir para hablar con los administradores sobre los dos estudiantes que creía  estaban pateando a su hijo. “El director dijo que llamaría a los padres de los niños para una mediación”, afirmó Savoy. Pero “ese mismo día los chicos lo patearon de nuevo”.

Días después, el médico le diagnosticó hematuria microscópica y sangre en la orina. Savoy regresó a la escuela para plantear de nuevo el problema y, según ella, una maestra le dijo que el juego de intimidación pateando los genitales era común en la escuela.

“Uno de los maestros dijo: ‘¡Oh, están jugando Bang C-k! Tailandia!’ – Es un juego que los niños juegan aquí”, dijo Savoy, de 49 años, empleada pública de la ciudad. “Me horrorizó escuchar que estaban hablando de esto tan a la ligera”, agregó.

Al día siguiente Timir fue atacado nuevamente y su madre se puso en contacto con la policía, que organizó una reunión con los funcionarios de la escuela y los padres de los dos niños sospechosos del ataque. La reunión fue productiva y las patadas cesaron.

Pero Timir todavía está sufriendo, asegura su madre, quien piensa que el director de la escuela, Joseph Henry, debería renunciar “Mi hijo está traumatizado, no quiere estar solo, todos en la escuela lo tomaron como una broma”, dijo.

El abogado de Savoy, Sanford Rubenstein, dijo que espera presentar un reclamo por $5.5 millones de dólares contra el Departamento de Educación (DOE) por el maltrato del niño en la escuela.

“Los padres tienen derecho a esperar que sus hijos pequeños estén seguros en la escuela y no terminen siendo tratados por un urólogo”, dijo Rubenstein.

La portavoz del DOE, Miranda Barbot, asegura que la escuela manejó el asunto adecuadamente. “Este incidente preocupante fue abordado de manera inmediata y adecuada por la escuela. Se tomaron medidas disciplinarias rápidamente, y se les brindó apoyo psicológico a los estudiantes”, afirmó.