Acusado por violación se desnuda en la Corte para ‘probar’ su inocencia

El juez estuvo de acuerdo con que ello estaba dentro de los derechos de la 6ta Enmienda
Acusado por violación se desnuda en la Corte para ‘probar’ su inocencia
Desmond James apoyó su inocencia en el color de piel de su pene

Desmond James, un hombre de Connecticut sometido a juicio por ultraje expuso su pene ante el jurado en New Haven para demostrar que no coincide con la descripción dada por la alegada víctima.

La acusadora dice que fue violada en 2012 por un desconocido cuyo pene era más claro que el resto de su piel, y señaló a James, de 26 años, como atacante.

Pero la defensa argumentó el miércoles que las partes privadas de su cliente son en realidad más oscuras que el resto de su cuerpo, y la mejor manera de demostrarlo era exhibiendo su pene. El uso alternativo de fotos no hubiese sido válido en un caso como éste, por el posible uso de efectos de iluminación e impresión.

El juez Elpedio Vitale estuvo de acuerdo con que ello estaba dentro de los derechos de la Sexta Enmienda para confrontar a un testigo. 

Pero al jurado sólo se le informó que la defensa iba a ofrecer evidencia “no testimonial” que es “sensible en naturaleza y altamente personal”, sin entrar en detalles. Por eso las dos mujeres y los seis hombres se quedaron perplejos cuando James caminó hacia el centro de la sala del tribunal, se bajó los pantalones, se levantó la camisa y sacó su pene, permaneciendo inmóvil durante 10 segundos, según personas que presenciaron el espectáculo.

Sorprendido, al menos un miembro del jurado miró hacia otro lado, mientras que otros en la sala trataron de reprimir sonrisas y burlas ante la evidencia, reportó New York Post.

Luego James luego se subió los pantalones. Al evidenciar el color de piel, el abogado defensor Todd Bussert solicitó la absolución del acusado.

Pero la fiscal Stacey Miranda dijo que la exhibición gráfica estaba lejos de ser una evidencia contundente, argumentando que James podría haber hecho algo desde el asalto hace seis años, como por ejemplo afeitarse; o quizá la iluminación hubiese sido diferente la noche del crimen.

Miranda también afirmó que la evidencia de ADN era consistente con el perfil genético de James. Por ahora el juicio continúa.