Es vital que niños latinos en EEUU aprendan a nadar

Los infantes de origen hispano tienen hasta tres veces más probabilidades de morir ahogados. Por ello, expertos urgen a los padres que inscriban a sus niños en clases de natación este verano
Es vital que niños latinos en EEUU aprendan a nadar
El 45% de los infantes latinos no sabe nadar, lo que ocasiona que sean especialmente vulnerables a sufrir ahogamientos y accidentes en el agua.
Foto: Archivo

El ahogamiento sucede en un abrir y cerrar de ojos. Muchas personas creen que van a escuchar a sus hijos si se están ahogando, pero por lo general no se escucha nada, porque sucede en silencio”. Con esas aterradoras palabras Carla Coolman describe el momento en que muchos niños en EEUU mueren ahogados en piscinas sin que su padres se den cuenta. Muchos de esos infantes son de origen latino.

Por esta razón, Coolman, quien es la vocera hispana de la Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor de EEUU (CPSC), hizo un llamado urgente a los papás latinos para que enseñen a sus hijos a nadar cuanto antes y así evitar que pasen a formar parte de las trágicas estadísticas este verano.

Reportes de la fundación ‘USA Swimming’ revelan que los niños de origen hispano en EEUU tienen dos a tres veces más probabilidades de ahogarse en una piscina que el promedio nacional. Las alarmantes estadísticas muestran que el 45% de los infantes latinos no sabe nadar, lo que ocasiona que sean especialmente vulnerables a sufrir ahogamientos y accidentes en el agua. Estas cifras son sólo superadas por las de los infantes afroamericanos con un 64%.

“Desafortunadamente el ahogamiento continúa siendo la causa principal de muerte involuntaria en niños pequeños, y afecta de manera desproporcionada a las familias afroamericanas y latinas (…) La mayoría de estas tragedias suceden en la casa y todas son prevenibles. Por ello, la Comisión motiva a todos los papás y a los cuidadores de menores, que les enseñen a nadar a los niños o que los inscriban en clases de natación”, agregó Coolman.

Para prevenir accidentes y ahogamientos en piscinas, la CPSC promueve cada año la campaña ‘Piscina Segura, Diversión Asegurada‘, para alertar y educar a los padres hispanos con el fin de que tomen medidas de precaución ahora que ha comenzado extraoficialmente la temporada de verano.

Alrededor de 350 niños menores de 15 años mueren cada año ahogados y miles sufren lesiones relacionadas con piscinas y spas; muchos quedan discapacitados de por vida (…) Por esto es que los padres deben saber que nadar es una habilidad que todo niño necesita aprender”, exhortó Coolman.

¿Cuestión cultural?

Aunque dijo que se desconocen las razones exactas por las cuales los latinos tienen altas tasas de niños que no saben nadar, Coolman cree que podría deberse algo cultural, relacionado a los hábitos y costumbres de las familias hispanas.

“Estamos hablando de muchos hogares donde el abuelo nunca aprendió a nadar y por ello, quizás, el papá o la mamá tampoco fueron enseñados y por ello no están conscientes sobre la importancia de enseñarles a sus hijos a nadar. Además del desconocimiento y la falta de necesidad de priorizar estas habilidades acuáticas, muchas veces el miedo al agua también va pasando de generación en generación”, aclaró la experta.

“La probabilidad de que un niño aprenda a nadar aumenta de manera significativa si los padres saben nadar y si en la familia se inculca esa importante actividad acuática”, añadió Coolman.

Para aquellos padres latinos que creen que la natación es una actividad o un deporte muy caro, Coolman aseguró que existen alternativas de bajo costo o gratuitas para los padres de familia y los cuidadores de niños.

Únicamente hace falta que se tomen la tarea de buscar esas alternativas. Muchos gobiernos locales o de los condados ofrecen ayuda o clases gratis y también hay asociaciones y organizaciones comunitarias. Los padres se deben poner las pilas y priorizar”.

“La natación es una actividad muy divertida y si los padres de familia no saben nadar que se inscriban ellos mismos en las clases y así este verano puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte para ellos su familia”, exhortó la experta en el tema.

Según estimaciones de ‘USA Swimming’, las clases de natación formales reducen la probabilidad de ahogamiento infantil en un 88%.

Ni por un minuto

De acuerdo a los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), el ahogamiento es la causa principal de muerte por lesiones en niños entre uno y cuatro años en el país (75%). Y, según advierten las autoridades federales, los ahogamientos y otros accidentes ocurren más comúnmente cuando los niños tienen acceso a una alberca y dejan de ser supervisados por un adulto brevemente en hogares, en piscinas comunitarias o públicas.

Por esta razón, el consejo más importante que dan los expertos, además de aprender a nadar, es no descuidar a los niños cuando están en una piscina ni por un minuto.

“La supervisión por parte de un adulto es vital. Nada de hablar por el teléfono, de estar reenviando un texto; leyendo un libro. Siempre tenemos que estar como águilas vigilando a nuestros hijos cuando estén dentro o alrededor del agua”, dijo Coolman.

A pesar del alerta, Coolman indicó que los datos más recientes de la CPSC son una noticia buena y alentadora. “La tasa de ahogamiento de niños menores de 5 años, que es la población más vulnerable, ha disminuido un 17% desde el 2010. Pero, desafortunadamente, todavía se ahogan en piscinas y spa cientos de niños cada año, así que se deben tomar las precauciones necesarias”, concluye la experta.

Se estima que unos 5,400 niños menores de 15 años fueron tratados en las salas de emergencia con lesiones relacionadas a piscinas entre 2012 y 2014.

Tips de prevención:

Aunque el verano comienza oficialmente el 21 de junio, este fin de semana feriado, con la celebración del Memorial Day weekend, marca para muchos en EEUU el inicio extraoficial de la temporada para disfrutar de playas y piscinas. Por ello, si usted tiene algún viaje o actividad planeados con su familia que involucre visitas a lugares donde la principal actividad recreativa está relacionada con agua, le sugerimos seguir los tips de prevención de la campaña anual “Piscina Segura, Diversión Asegurada”, de la CPSC, para evitar accidentes y ahogamientos:

  • Supervise a sus hijos y otros niños de cerca cuando jueguen o naden en el mar, lagos, ríos y piscinas, especialmente si son pequeños.
  • Asigne un supervisor cuando los niños estén en la piscina o la playa. Esta persona no debe estar leyendo, hablando por teléfono, texteando o distraída de cualquier manera.
  • Utilice chalecos salvavidas certificados por el Servicio de Guardacostas de Estados Unidos.
  • Respete los carteles de zonas de prohibición de baño.
  • Asegúrese que sus niños no coman ni mastiquen chicle cuando estén en el agua, ya que podrían asfixiarse.
  • Evite nadar en aguas turbulentas o profundas.
  • Mantenga a los niños lejos de drenajes de piscinas, tubería u otras aperturas para evitar que queden atrapados.
  • Si tienes piscina en casa, instale alrededor de ella una valla protectora. Coloque una cubierta de seguridad cuando nadie la utilice. Estos cobertores deben cumplir con normas federales de seguridad.
  • Tenga un gancho a la mano para sacar a alguien en caso de que caiga en la piscina.
  • Si un niño está extraviado, lo primero que debe hacer es buscarlo en la piscina, y no sólo en la suya sino también en la de los vecinos, porque cada segundo cuenta.
  • Tome clases de resucitación cardiopulmonar (CPR).
  • Inscriba tus niños en clases de natación si aún no saben nadar y aprenda a nadar usted también.

Para más consejos de seguridad acuática visite: www.poolsafely.gov/espanol/. También puede visitar la página: www.cdc.gov.