Las empleadas latinas tienen la mayor brecha salarial con los hombres

Las asiáticas son las que ganan más parecido a sus colegas masculinos: 87 centavos por cada dólar
Las empleadas latinas tienen la mayor brecha salarial con los hombres
Además del género, la raza impone prejuicios laborales
Foto: Shutterstock

Por cada dólar que gana un empleado blanco, su contraparte femenina hispana sólo percibe 54 centavos. 

Ello marca la mayor brecha de disparidad salarial entre las razas. El promedio es de 80 centavos por cada dólar, pero las afroamericanas perciben 63 centavos; las asiáticas 87 y las nativas estadounidenses 57, según el Centro Nacional de Leyes Femeninas (NWLC), organización sin fines de lucro que defiende los derechos de las mujeres a través de litigios e iniciativas políticas.

Además, los hombres blancos tienen la mayor posibilidad de conseguir aumentos salariales cuando los solicitan ellos mismos, según un nuevo informe de PayScale, citado por New York Post, basado en 160 mil encuestas a trabajadores.

Los hombres negros tienen 25% menos probabilidades de conseguir un aumento después de preguntar, y las mujeres afroamericanas 19% menos.

En general que “las probabilidades de obtener un aumento son a su favor”: 7 de cada 10 trabajadores que solicitaron un aumento lo recibieron, y casi 4 de cada 10 lograron el monto que habían pedido.

Casi la mitad (49%) de todos los encuestados a quienes les negaron un aumento dijo que su empleador citó restricciones presupuestarias, mientras que un tercio afirmó que no se les proporcionó ningún fundamento para la negativa.

La nueva investigación “respalda la creciente evidencia de que esperar que las personas de antecedentes subestimados soliciten un aumento no cerrará la brecha salarial”, dijo en un comunicado Ruchika Tulshyan, autora del informe “La ventaja de la diversidad: corregir la desigualdad de género en el lugar de trabajo”.

“La negociación es un remedio que ha funcionado para que los hombres blancos aumenten sus salarios, pero no es universalmente aplicable, particularmente cuando existe un sesgo en juego”, dijo Tulshyan. “Para las personas que creen que se enfrentan a un prejuicio en una conversación de aumento, les recomiendo que recopilen datos sobre los puntos de referencia salariales para puestos similares en la organización y comiencen una discusión con el departamento de Recursos Humanos”.