Trump partió desafiante de G7 para cumbre histórica con Kim Jong-un

Dijo que tardará sólo "un minuto" en saber si el líder norcoreano quiere negociar seriamente

Trump partió desafiante de G7 para cumbre histórica con Kim Jong-un
Trump generó sus típicas controversias en la G7
Foto: EFE

Tras participar esta mañana en la Cumbre del G7 que se celebra estos días en la localidad canadiense La Malbaie, el presidente Donald Trump partió rumbo a Singapur, donde tiene previsto reunirse el próximo 12 de junio con su homólogo norcoreano Kim Jong-un.

Trump puso fin a su participación en la cumbre del G7 cinco horas antes de la sesión final, como había anunciado, para viajar a Singapur.

El mandatario estadounidense se retiró antes de la sesión sobre cambio climático, un tema que no es prioridad para su gobierno y que también provocó diferencias con sus socios tras abandonar Washington el Acuerdo de París sobre el clima.

El G7 es un grupo informal que reúne a los líderes de Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido.

Antes de irse Tump propuso a las naciones reunidas en Canadá la eliminación total de aranceles y barreras al comercio.

Aunque el encuentro estuvo precedido por cruces verbales entre el presidente estadounidense y el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, y el presidente de Francia, Emmanuel Macron, se desarrolló de manera distendida en La Malbaie, cerca de Quebec.

La delegación a Singapur, que incluye al jefe de gabinete de la Casa Blanca, John Kelly, y al asesor económico del presidente, John Bolton, embarcó en el Air Force One, que tiene previsto aterrizar en Singapur la noche del domingo, hora local.

Antes de partir, Trump ofreció una rueda de prensa en la sede de la Cumbre del G7 durante la cual abordó su inminente encuentro con Kim, sobre el cual aseguró que tardará sólo “un minuto” en saber si el líder norcoreano quiere seriamente negociar con Estados Unidos.

Preguntado por cómo lo sabrá tan rápidamente, Trump respondió que lo detectará porque él es así, y que no perderá el tiempo con el líder norcoreano si cree que no está siendo sincero.

El jueves Trump afirmó estar dispuesto a levantarse de la mesa de negociaciones antes que firmar un mal acuerdo y, si bien dijo que en caso de que todo “vaya bien” invitaría a Kim a la Casa Blanca, también aseguró tener más de 300 nuevas sanciones preparadas para utilizarlas si la negociación no es fructífera.