Segunda propuesta republicana tampoco da a los “Dreamers” vía a la ciudadanía

La difusión del borrador de la medida migratoria coincidió con una jornada de protestas en más de 60 ciudades contra la separación de familias
Segunda propuesta republicana tampoco da a los “Dreamers” vía a la ciudadanía
Los "dreamers" siguen en el limbo, pero no dejan de aportar a la economía
Foto: Spencer Platt / Getty Images

WASHINGTON— Sin la participación de los demócratas, el liderazgo republicano de la Cámara de Representantes ha elaborado una “medida de consenso” que, al igual que otra medida que será votada la próxima semana, tampoco da a los “Dreamers” una vía hacia la ciudadanía.

El borrador de la iniciativa, de 293 páginas, autoriza $25,000 millones de dólares para la construcción del prometido muro fronterizo del presidente Donald Trump, y da a los “Dreamers” un permiso renovable de seis años pero sin estatus.

La divulgación del borrador coincidió con una jornada de protestas de miles de activistas y legisladores demócratas en más de 60 ciudades contra la separación de familias en la frontera.

La iniciativa republicana se titula “Acta de Reforma Migratoria y Seguridad Fronteriza” y será una de dos medidas que la Cámara de Representantes someterá a voto la próxima semana.

De acuerdo con esta medida, los beneficiarios del programa de “acción diferida” (DACA) de 2012, podrán adquirir un permiso de seis años que sería renovable indefinidamente pero con categoría de “no inmigrante”.

Tendrían que demostrar que entraron a EEUU antes del 15 de junio de 2007 y tenían menos de 31 años antes del 15 de junio de 2012. Es decir, los “Dreamers” no tendrían una vía rápida hacia su legalización.

La medida en cuestión elimina la ”lotería de visas” y designa las 55,000 visas que ahora se otorgan bajo ese programa hacia un programa de residencia permanente “con base a méritos”.

El legislador republicano de Louisiana y “número tres” de su bancada en la Cámara Baja, Steve Scalise, se regodeó de que la medida se ciñó “a los cuatro pilares que presentó” Trump en enero pasado.

La otra medida, del legislador republicano y presidente del Comité Judicial de la Cámara Baja, Bob Goodlatte, también refleja la lista de deseos de la Administración Trump para recrudecer el combate contra la inmigración ilegal en la frontera, y solo da a los “Dreamers” permisos renovables por tres años y sin vía hacia la ciudadanía.

Bajo ambas medidas, los “Dreamers” no tendrían una vía hacia su legalización permanente, a menos que consigan una “tarjeta verde” mediante sus empleadores o cónyuges legales o ciudadanos.

La medida también “corrige” la separación de familias en la frontera sur, una crisis que en realidad creó la Administración Trump para desalentar la emigración ilegal desde Centroamérica.

En declaraciones a este diario, la senadora demócrata por Nevada, Catherine Cortez-Masto, dijo que la separación de familias es “una crisis causada por el presidente Trump”, y el mandatario debería ordenar “un cese al encierro de miles de niños inocentes y entregarlos a sus padres”.

Pero la práctica aparentemente seguirá en vigor. La Administración sigue adelante con sus planes de alojar a niños no acompañados en un albergue temporal en Texas, donde tendrán acceso a áreas de recreo y de instrucción académica.

Al describir sus planes, sin embargo, las autoridades de la Administración Trump no mencionan que, en todo caso, los menores siguen bajo custodia del gobierno federal y apartados de sus padres.

Durante su acostumbrada rueda de prensa semanal, el presidente de la Cámara Baja, el republicano Paul Ryan, dijo oponerse a la política de “cero tolerancia” que ha provocado la separación de familias pero que, a su juicio, el borrador divulgado hoy ayudará a corregir la situación.

Ryan, quien se jubilará a fines de año, es el arquitecto de la estrategia que ayer descarriló una medida especial, promovida por demócratas y republicanos moderados, que hubiese forzado un voto sobre DACA.

La medida solo necesitaba dos firmas adicionales, de un total de 218, para obligar al voto sobre DACA sin la venia del liderazgo republicano.

Aunque Ryan prometió un voto en la Cámara Baja la próxima semana para aplacar la rebelión de los legisladores, no hay garantías de que las dos medidas republicanas sobre el tablero sean aprobadas. De todas maneras, afrontarían una lucha cuesta arriba en el Senado.

Sobre el borrador de la segunda medida, Tom Seyer, presidente del grupo progresista “NextGen” sugirió que quienes esperaban “moderación” y soluciones reales del Partido Republicano viven en otro  mundo y “saldrán muy decepcionados”.

Los republicanos ven a los inmigrantes como “desechables” y la única solución es acudir a las urnas el próximo 6 de noviembre y votar contra aquellos que estén cediendo a extremistas dentro de su partido, dijo Seyer, cuyo grupo anunció hoy una inversión adicional de un millón de dólares para ofrecer servicios legales a la comunidad inmigrante.