El “bullying” alcanza niveles sin precedentes en las escuelas de Nueva York

El año pasado, el 82% de los estudiantes fue intimidado, revela un informe del contralor de la ciudad
El “bullying” alcanza niveles sin precedentes en las escuelas de Nueva York
Los estudiantes neoyorquinos enfrentan más que nunca desafíos sociales en las escuelas.

NUEVA YORK.- Un informe del Contralor Scott M. Stringer revela un preocupante aumento del “bullying” en el sistema escolar de la Ciudad de Nueva York. Hasta un 82% de los estudiantes entre los grados 6-12 encuestados dijeron que habían sido intimidados en sus escuelas, un máximo histórico, frente al 65% en 2012, según el estudio.

El informe “Escuelas seguras y solidarias: un plan para mejorar el clima y la seguridad escolar en Nueva York” presenta una amplia revisión de datos actuales relacionados con la seguridad escolar, incluido el incremento de los casos de “bullying” y un nivel alarmante de estudiantes esposados durante los arrestos.

En 2017, el 82% de los estudiantes informaron que sus compañeros hostigaban e intimidaban a otros en sus escuelas, un aumento del 65% comparado con el 2012. Del mismo modo, aproximadamente uno de cada cinco estudiantes dijo que personalmente no se sienten seguros en la escuela o en sus alrededores.

“Las escuelas deben ser santuarios donde cada niño se sienta seguro y apoyado, pero frecuentemente, cuando los estudiantes necesitan ayuda, no reciben la atención que necesitan”, dijo Stringer.

El estudio encontró que en las escuelas públicas hay solo un consejero por cada 375 estudiantes y un trabajador social por cada 612 estudiantes. Así mismo, determinó que durante el año escolar 2016-17, 725 escuelas que prestan servicios a estudiantes en todos los grados, el 45% de ellas, no contaban con ningún trabajador social.

De acuerdo al Contralor, el informe deja en claro que los estudiantes neoyorquinos enfrentan más que nunca desafíos sociales en las escuelas y la Ciudad debe identificar adecuadamente la magnitud del problema y proporcionar recursos adicionales para reducir el conflicto creado por la generalización del acoso y la intimidación.

“Nuestros jóvenes anhelan apoyo de salud mental. Es hora de que enfrentemos el problema de frente”, insistió Stringer.

El estudio recoge por separado, fallas operativas en la forma en que la Ciudad informa sobre incidentes violentos en las escuelas y pone en evidencia el sub registro de estos incidentes. Con base a estos hallazgos, Stringer está solicitando un mayor apoyo social en las escuelas de la ciudad, que se de aprendizaje socioemocional y servicios universales de salud mental suministrados en las mismas escuelas.

La auditoría independiente de la Contraloría encontró que el Departamento de Educación (DOE) no registró el 21% de los incidentes “violentos o perturbadores” registrados en el año escolar 2015-2016 en su base de datos de incidentes, según una muestra de 10 escuelas preparatorias y secundarias.