Trump continúa ataques contra demócratas al justificar su política de separar a familias

Trump, Sessions y Nielsen están en plena campaña de control de daños por la separación de niños de sus padres
Trump continúa ataques contra demócratas al justificar su política de separar a familias
El presidente Trump defiende su política contra inmigrantes.
Foto: EFE

WASHINGTON— El presidente Donald Trump volvió a culpar este lunes a los demócratas por la política de su Administración de separar a niños de sus padres para desalentar la inmigración ilegal, pero esta vez también atacó la política migratoria de Alemania.

Trump recurrió esta mañana a su cuenta en Twitter para justificar su política de separar a niños de sus padres en la frontera sur, en el marco de una agresiva campaña para controlar los daños que esa práctica está generando en su propio partido.

“Es la culpa de los demócratas por ser débil e ineficaz con la Seguridad Fronteriza y el Crimen. Díganles que empiecen a pensar sobre la gente devastada por el Crimen proveniente de la inmigración ilegal. Cambien las leyes!”, dijo Trump, con todo y errores de ortografía, al sugerir nuevamente que los inmigrantes indocumentados son sinónimo de criminales.

Sin mostrar evidencias, Trump también repitió uno de los argumentos de su Administración de que los niños aparentemente están sirviendo de señuelo o escudo de bandas criminales para entrar ilegalmente a EEUU.

“Alguien ha visto el Crimen que ocurre al sur de la frontera. Es histórico, con algunos de los países los lugares más peligrosos del mundo. No pasará en EEUU”, afirmó.

El mandatario pidió a los demócratas pensar en las víctimas de delitos y homicidios a manos de pandillas y matones, incluyendo la MS-13, sin hacer mención de las familias que huyen de la violencia del crimen organizado y buscan refugio en EEUU, como les permite el derecho internacional.

Trump hizo esos comentarios en víspera de su encuentro con líderes republicanos, que esta semana someterán a voto en la Cámara de Representantes someta a voto sendas medidas conservadoras que, a cambio de cierta protección temporal para Dreamers, aumenta la vigilancia fronteriza y la represión de inmigrantes indocumentados al interior del país.

La semana pasada, el Departamento de Seguridad Nacional confirmara que entre mediados de abril y el pasado 31 de mayo, las autoridades separaron a cerca de 2,000 niños de sus familias en la frontera.

La nueva práctica ha generado la repulsa de líderes demócratas, y algunos prominentes republicanos, además de grupos defensores de los derechos humanos dentro y fuera del país.

Varios congresistas demócratas visitaron albergues y centros de detención de inmigrantes y en sendos comunicados y mensajes en Twitter han denunciado el encierro de niños en “jaulas”.

Trump lanzó la advertencia de que los inmigrantes están aumentando la tasa de criminalidad en Europa, particularmente en Alemania, por culpa de la política del gobierno de la canciller Angela Merkel, con quien mantiene pugnas políticas.

Pero, también sin ofrecer cifras, Trump dijo erróneamente que la tasa de criminalidad en Alemania ha aumentado considerablemente.

Según Trump, el ingreso de “millones” de inmigrantes allí ha sido un “error” porque éstos “han cambiado tan fuerte y violentamente” la cultura alemana.

Sus comentarios generaron más ataques que elogios en las redes sociales, reflejando la polarización en EEUU sobre el debate migratorio.

En paralelo a los mensajes de Trump, la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, también instó hoy a la opinión pública a que no se deje engañar por informes que apuntan al maltrato de niños detenidos por Inmigración.

También repitió que las personas que tienen casos de asilo legítimos deben presentarse por los puertos de entrada al país. Sin embargo, no mencionó que incluso las personas que “siguen las reglas” están siendo rechazadas o devueltas a México a esperar allí su posible reingreso.

Por su parte, el fiscal general, Jeff Sessions, también defendió hoy en una conferencia de alguaciles en Nueva Orleans (Louisiana) la política migratoria actual de “cero tolerancia”, diseñada por él y otros asesores de la Casa Blanca, incluyendo Stephen Miller.

Sessions instó nuevamente al Congreso a eliminar los “resquicios legales” que, según la Administración aprovechan los inmigrantes para cruzar ilegalmente al país.

Alrededor de la web