Para una belleza 100% real

El proyecto ‘Dove Self-Esteem’ lanza la campaña global ‘No a la distorsión digital’
Para una belleza 100% real
La belleza real debe definirse por lo que se es y no por el uso de filtros que crea una 'belleza perfecta' que no es real.
Foto: Cortesía 'No Digital Distortion'

Un cuerpo 90-60-90, un cabello liso y largo, una piel sin marcas ni arrugas….  Así es la imagen de la “mujer perfecta” que los avisos publicitarios muestran a menudo y que no refleja la realidad de la mayoría de las chicas,  que cuando se ven al espejo miden su apariciencia personal con “una belleza que en realidad no existe” y las lleva a sentirse inseguras.

Para contrarrestar este efecto negativo, que influye en la estima de muchas mujeres, el proyecto “Dove Self-Esteem” lanzó a inicios de este mes la campaña “No Digital Distortion” (No a la distorsión digital), que busca retratar a las mujeres tal como realmente son en la vida real, sin usar las imágenes manipuladas e inalcanzables de la belleza “perfecta” que se crea con filtros.

“Esta es una campaña inspiradora que se produce en medio de una afluencia de esfuerzos similares para mejorar la autoestima y la imagen corporal [de las  mujeres]”, dice Seline Shenoy, autora de ‘Beauty Redefined’. “La noción de la belleza de hoy en día debe verse como algo que abarca todo. No se trata solo de lo bonita que te ves o cómo estás, sino que se trata de lo qué tú eres como persona”, agrega.

Y para entender esta nueva perspectiva de la belleza, para dicha campaña la coach de vida creó  un personaje llamado True Beauty (TB), una mujer ficticia que ejemplifica los estándares de la belleza moderna, que incluyen en sus creencias, ideologías y valores personales.

Con ‘No a la distorsión digital’ se busca crear consciencia en las mujeres acerca de los 10 rasgos o estándares que caracterizan a True Beauty, para que los apliquen y tengan una vida más significativa. Shenoy describe, a continuación, cada uno de esos rasgos, “para que toda mujer, desde niña, aspire a ellos e irradie belleza de adentro hacia afuera”.

1.  No se define por su forma de cuerpo

Durante mucho tiempo, las mujeres se han sentido presionadas para adaptarse a un tipo de cuerpo, forma o tamaño específicos para que se les consideren atractivas. La realidad es que las mujeres vienen en todo tipo de formas y tamaños.  “A True Beauty no le obsesiona cambiar las cosas sobre su cuerpo que no se pueden cambiar. Ella canaliza esa energía hacia la salud y le da a su cuerpo el cuidado y la nutrición que necesita para que pueda experimentar una vitalidad total, energía estable y una constitución sólida en todo momento”, explica Shenoy.

2.  Desarrolla su intelecto y personalidad

Muy a menudo, las mujeres creen erróneamente que con su cara bonita o su cuerpo atractivo les es suficiente para salir adelante en la vida. Pero True Beauty sabe que en la vida ella tiene que darle prioridad al enriquecimiento personal a través de la educación y el autodesarrollo constante.

3. Es orgullosa de su herencia étnica

“Atrás quedaron los días en que la belleza se definía por un determinado color de piel, rasgo facial o tipo de cuerpo característico de una raza específica”, resalta Shenoy. “True Beauty se basa en los valores modernos de la diversidad cultural y no se avergüenza ni toma conciencia de ninguno de sus pronunciados rasgos étnicamente definidos, como el color de su piel, la textura del cabello, el tamaño y la forma de su nariz, o el color de sus ojos. Ella sabe que sus características étnicas distintivas conforman su belleza personal y le da a ‘su marca de belleza’ un tipo de encanto distinguido”.

4. Su vida está e impulsada por sus aspiraciones, esperanzas y propósitos

“True Beauty vive con un fuerte sentido de propósito en su vida. Ella no se permite vivir sin un rumbo definido, sin una idea de quién es y qué quiere lograr en el mundo”, explica la entrevistada. “Ella sabe que hay mucho más en la vida que tratar de parecer bonita y obtener elogios de las personas. Ella tiene claridad acerca de sus metas y una visión convincente para su vida ideal, que persigue de forma proactiva a diario”.

5. No se deja intimidar por el proceso del envejecimiento

Muchas mujeres luchan con el proceso de envejecimiento porque temen que su belleza física se desvanezca. “True Beauty, por el contrario, acepta la inevitabilidad del proceso de envejecer con una sensación de paz. Ella no se resiste o pelea y, debido a esta actitud, envejece con gracia. Está convencida que su belleza no está desapareciendo, sino que simplemente se está transformando en otra forma que es producto de toda la sabiduría que ha acumulado a lo largo de los años”.

6. Marca una diferencia en la vida de los demás

True Beauty siempre está buscando oportunidades para tocar las vidas de las personas —dentro de su familia, comunidad, país o incluso el mundo— de una forma positiva, haciendo. las cosas de corazón y alineadas con sus valores.

7.  Es segura de sí misma

True Beauty no es desesperada ni necesita de la validación de las otras personas. Ella es segura de sí misma porque está convencida de su valor como mujer. Ella no siente la necesidad de ser ruidosa o dominante en su comunicación, gestos, movimientos… Su belleza es discreta, honesta y genuina porque se basa en el fuerte sentido de respetarse a sí misma.

8.  Se autocuida

True Beauty hace que su régimen de autocuidado sea una prioridad en su vida. Ella protege su salud emocional al establecer límites saludables en las relaciones y amistades y nunca permite que otras personas la maltraten o la falten al respeto. Ella se trata con amor y no se castiga al cometer errores. Ella es su mejor amiga, animadora y directora, y se asegura que todas sus necesidades personales, emocionales, físicas y espirituales se satisfagan adecuadamente.

9. Es compasiva

True Beauty emana empatía, amabilidad y muestra una preocupación real por los demás. Su objetivo es hacer que los demás se sientan especiales, en lugar de tratar de hacer que los demás la hagan sentir de la misma manera.

10. Define sus propios estándares de belleza

A True Beauty no le preocupa el consenso general sobre lo que se considera atractivo o poco atractivo. Ella establece sus propios estándares de belleza y define su propio estilo único. Ella decide si su cabello afro es moderno o no. Ella decide si la forma de su nariz es encantadora o no. Ella hace lo mejor de lo que tiene y no siente la necesidad de demostrar su valía o valor a nadie.

“Al adoptar estas creencias y valores de la verdadera belleza, que caracterizan a True Beauty, las mujeres reales se encontraran cada vez más en contacto con la verdadera esencia de lo que son. Podrán reconocer sus dones y se darán cuenta que son hermosas porque poseen un tipo de belleza que se origina en su espíritu, su interior y su personalidad única”, concluye Shenoy.