Cuomo perdona a siete inmigrantes para evitar que sean deportados

Entre los que se benefician de la orden Ejecutiva están cuatro dominicanos y un colombiano
Cuomo perdona a siete inmigrantes para evitar que sean deportados
Cuomo ya ha usado su poder Ejecutivo en tres oportunidades para perdonar a inmigrantes.

Siete inmigrantes que podrían enfrentar procesos de deportación y otras consecuencias migratorias por haber cometido en el pasado delitos menores en Nueva York, recibieron este lunes un perdón del gobernador Andrew Cuomo. Entre los beneficiados se encuentran cuatro dominicanos y un colombiano.

Esta es la  tercera vez que el mandatario neoyorquino usa su poder Ejecutivo para perdonar faltas cometidas por personas hace muchos años, y que han vivido desde entonces sin meterse en problemas con la ley. El pasado diciembre Cuomo favoreció con un perdón a 18 inmigrantes.

“En momento en que el presidente Trump y el Gobierno Federal están llevando a cabo una guerra contra nuestras comunidades de inmigrantes, Nueva York se para firme con la creencia de que nuestra diversidad es nuestra gran fortaleza”, indicó Cuomo en un comunicado.

El mandatario estatal agregó que mientras Trump “mantiene sus políticas de desprender a niños de los brazos de sus madres y acelerar las deportaciones en Nueva York para avanzar su agenda de odio y división, nosotros protegeremos a nuestros inmigrantes”.

Según la Gobernación, los inmigrantes beneficiados con el perdón han demostrado sus esfuerzos por rehabilitarse y merecen la oportunidad de limpiar su récord criminales, lo que podría ser una barrera para resolver su estatus migratorio.

Algunos de estos inmigrantes ya enfrentan procesos de deportación, mientras otros desean poder participar en sus comunidades sin temor a que en el futuro pueden enfrentar algún problema en sus casos de inmigración, según el comunicado.

Uno de los beneficiados es Carlos Suárez, de 41 años y originario de República Dominicana, a quien se le negó la posibilidad de aplicar a la ciudadanía cuando estaba a punto de jurar en la ceremonia el pasado septiembre, luego que le indicaran que debía presentarse en las oficinas de ICE cada mes. Esto, a pesar que habían pasado nuevo años desde que fue convicto por un pequeño hurto, y había mantenido un trabajo estable.

Otro dominicano, Elpidio Rodríguez, de 57 años, ha vivido ya 19 años sin tener problemas con la justicia, desde que fue convicto por posesión de una sustancia controlada y conducir mientras se encontraba intoxicado. El inmigrante tiene un trabajo estable en un hospital de Nueva York y mantiene a su familia compuesta de tres hijos y dos nietos.

Ludames De La Cruz, también originario de República Dominica, fue perdonado por Cuomo luego mantener su historial criminal limpio por más de 17 años, tras ser convicto por venta de drogas. El inmigrante de 53 años está enfermo de cáncer, y si es deportado podría enfrentar serios riesgos en su salud.

Y también de 53 años y dominicano, José Rafael Cruz fue perdonado por vender drogas hace varios años, por lo que estuvo bajo custodia de ICE por dos años y medio, antes de ser liberado en octubre del 2017 tras pagar una fianza.

Los otros perdonados son Frank Barker, de 43 años y de Barbados, quien fue convicto de estar en posesión de un objeto robado y de robo de identidad, y Tamar Samuda, de 35 y originaria de Jamaica, quien fue a su país por un funeral familiar y a su regreso a Nueva York fue detenida por ICE por haber sido convicta de un delito hace 17 años. Luego fue dejada en libertad bajo fianza y actualmente enfrenta un caso de deportación.