Melania Trump y la prohibición que el presidente no pudo imponerle

El mandatario quiere controlar a la Primera Dama, pero...
Melania Trump y la prohibición que el presidente no pudo imponerle
El presidente Trump quería detener una campaña de su esposa.
Foto: NICHOLAS KAMM/AFP/Getty Images

El presidente Donald Trump intentó que la primera dama Melania Trump cancelara su campaña contra el “cyberbullying”.

A pesar de que es el proyecto más importante de la Primera Dama, según reportes del New York Times, el mandatario quería que “Be Best” (“Sé Mejor”) no fuera lanzada.

La campaña fue anunciada por la exmodelo antes de las elecciones de 2016, lo que desató críticas, debido a que el presidente Trump es considerado uno de los más grandes “bullies” en redes sociales.

El diaro informó que el presidente le sugirió a su esposa elegir un tema diferente para evitar preguntas sobre sus propios hábitos de Twitter.

Personas familiarizadas con las conversaciones dijeron que él advirtió que ella se estaba dando pie a la crítica, pero ella rechazó su consejo.

Las críticas hacia la labor de Melania Trump, por supuesto, ya habían iniciado en 2016 y este año continuaron, denostando la campaña contra el “bullying” en internet, al considerar que era un movimiento discordante, entre lo que el mandatario hacía y lo que ella pretendía defender.

Hay otras cosas en que el mandatario ha impedido que Melania Trump intervenga, como la decoración de la Casa Blanca.

El Times publicó una anécdota de la primera mitad de 2017, cuando el presidente vivía solo en la Casa Blanca y Melania permaneció en Nueva York mientras su hijo Barron, de 12 años, terminaba su año escolar.

El periódico informó que la primera dama había seleccionado algunos muebles para la residencia que estaban de acuerdo con su gusto: limpios y modernos.

“Sin embargo, en su ausencia, el presidente Trump -cuyos gustos viraban hacia el estilo dorado y triunfal de Luis XIV- reemplazó sus elecciones con varias piezas que le gustaban más”, informó el Times. “Una de las dos personas familiarizadas con el episodio lo citó como un ejemplo de la tendencia del mandatario a no ceder ni siquiera a las peticiones más pequeñas de su esposa”.