La vacuna nasal contra la influenza sí funciona este año

Foto: Getty Images

Hace un par de años, la vacuna contra la influenza conocida como Live Attenuated Influenza Vaccine (LAIV) administrada vía nasal, no era recomendada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EEUU (CDC).

La razón: aunque el uso de este medicamento fue aprobado en 2003, los virus de influenza atenuados y vivos que contenía se replicaban efectivamente en la mucosa nasal, pero era poco probable que funcionaran en áreas más cálidas como los pulmones. Además, era cultivada en huevos de gallina, por lo que podía contener residuos de proteína de huevo que podían generar una reacción alérgica.

Sin embargo, para la temporada de influenza 2018-2019, el uso de la vacuna en forma de spray nasal sí está recomendado por el organismo de salud.

Los CDC explican que cualquier vacuna aprobada puede aplicarse según la edad, ya sea la vacuna inactivada contra la influenza (IIV), la vacuna recombinada contra la influenza (RIV) o la vacuna contra la influenza con virus vivos atenuados (LAIV4, el spray que protege contra cuatro tipos del virus),  “sin preferencia expresa de una vacuna por sobre la otra”, señalan.

Este año, los fabricantes de la vacuna en atomizador incluyeron un nuevo componente contra el virus H1N1, por lo que los CDC decidieron recomendar su uso esta vez, aclaran.

Quiénes NO deberían usarla

Todas las personas a partir de los 6 meses de edad deberían vacunarse, pero la vacuna nasal no se recomienda para todos. Únicamente las personas entre los 2 y los 49 años deberían usar el spray. El resto puede elegir entre algunas de las otras opciones de vacuna.

Los casos en los que la vacuna en atomizador no está recomendada por los CDC son:

Efectos secundarios

Algunos de los efectos secundarios de esta vacuna en atomizador nasal pueden ser:

Si ocurren, generalmente son leves y breves, y comienzan poco después de la vacunación. La mayoría de las personas que reciben la vacuna contra la influenza no presentan problemas graves, con excepción de casos raros en los que genera reacciones alérgicas severas.