ICE enfoca esfuerzos en casas para encontrar a indocumentados

Varios de esos espacios son encontrados por denuncias
ICE enfoca esfuerzos en casas para encontrar a indocumentados
En un operativo del 12 de junio se detuvo a 62 indocumentados.
Foto: cbp.gov

Aunque los agentes de la Patrulla Fronteriza y la División de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI) de la oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) indican ques difícil ubicarlas, en los últimos dos años han realizado operativos en al menos 200 casas donde los traficantes hacinan a inmigrantes indocumentados.

Eso ha resultado en la detención de casi 1,300 inmigrantes, reportó el New York Times. “Estas son solo de las que nos enteramos”, dijo Timothy J. Tubbs, agente de HSI en la ciudad.

El 12 de junio pasado, por ejemplo, los agentes de “La Migra” se coordinaron con la Oficina del Sheriff del Condado de Webb, para realizar un operativo en una casa donde había 62 inmigrantes hacinados.

La autoridad recibió el reporte de que una gran cantidad de extranjeros indocumentados esperaban en una vivienda a ser transportados a otras entidades de los Estados Unidos.

En un comunicado, CBP indicó que los inmigrantes ilegales provenían de MéxicoGuatemalaHonduras y El Salvador, y fueron procesados ​​por violaciones a la ley migratoria.

En la ciudad de Laredo se encuentra el mayor puerto de entrada terrestre hacia Estados Unidos, con una cantidad que anualmente supera los dos millones de camiones que cruzan la frontera.

También es el cruce fronterizo más grande para los alimentos comercializados entre Estados Unidos y México.

Además, la carretera interestatal 35, que corta a la mitad el corazón de Estados Unidos en su camino a Minnesota, y conecta con otros caminos interestatales importantes, lo cual la convierte en un puerto de entrada ideal para el contrabando.

“Es perturbador e ilegal”, comentó Saenz al diario. “No solo ponen en riesgo las vidas de la gente que se queda en las casas de seguridad, sino además las vidas de las personas que los rodean”.

Decenas de viviendas, hoteles y otros edificios se usan como casas de seguridad, que se extienden desde la frontera hasta dentro del territorio de Estados Unidos.

Esos sitios albergan a migrantes hasta que los traficantes pueden transportarlos en la parte trasera de camiones, claro, tras un pago correspondiente que puede ser de más de $2,500 dólares.

Alrededor de la web