Jóvenes con DACA siguen “en el limbo” un año de su cancelación


Un año después, la noticia sigue siendo difícil de razonar. Para muchos, fue solo un anuncio, para Ricardo Aca, fue el inicio del caos. Él recuerda como si fuera hoy el momento en el que el fiscal general Jeff Sessions anunciara que la administración de Trump rescindiría del programa de Acción Diferida para Llegados en la Infancia (DACA).

Aca, quien gracias a DACA logró estudiar, conseguir un trabajo, rentar su primer apartamento, obtener una identificación estatal y viajar sin el temor de ser detenido por ICE o CBP, aseguró estar preocupado, debido a que esta decisión puso “mi vida y mi futuro en caos”.

“Desde que Trump decidió jugar con mi vida y con la de miles de jóvenes al terminar con DACA, me puso en riesgo de ser deportado y separado de mi familia“, dijo el joven quien es miembro de la organización de inmigrantes Make The Road New York (MRNY).

Sin embargo, el DACAmentado asegura que la lucha sigue. “Un año después, nuestra lucha no ha terminado, continuaremos trabajando incansablemente hasta que recibamos la justicia y la dignidad que nos merecemos. Estamos aquí para quedarnos”.

Son más de 800,000 los jóvenes soñadores que siguen “en el limbo”, luego de que el Congreso debatiera muchas propuestas para proporcionar una solución legislativa permanente y garantizar que continúen con el alivio migratorio, pero que en última instancia no logró convertirse en realidad.

La única salvación ha sido la decisión de tres jueces federales del Tribunal de Circuito que han dictaminado que la administración de Trump puso fin a DACA de forma ilegal y que emitió órdenes judiciales nacionales que exigen que los Servicios de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) continúen aceptando solicitudes de renovación.

Steven Choi, director ejecutivo de la Coalición de Inmigrantes de Nueva York (NYIC), dijo que pese a los esfuerzos de Trump, “los tribunales están de nuestro lado, y los defensores, los proveedores de servicios legales y los Dreamers luchan todos los días para mantener vivo el futuro de 800,000 personas”.

“Tanto Trump, como nuestros líderes en el Congreso, han fallado una y otra vez para ofrecer una solución”, recalcó Choi, quien reiteró que es el momento preciso para que el Presidente y el Congreso apoyen la aprobación de una ley que permita la estadía de estos jóvenes.

¿Qué viene?

Pese a que el Congreso no ha decidido qué hacer con los jóvenes, varias organizaciones defensoras de inmigrantes siguen insistiendo en la necesidad de lograr un acuerdo para que los beneficiarios de DACA puedan continuar trabajando y aportando a la economía estadounidense.

Javier H. Valdés, codirector ejecutivo de MRNY, dijo que, pese a las victorias con los jueces federales, la urgencia para una solución permanente continúa vigente: “Seguimos exigiendo al Congreso que actúe y apruebe una legislación que los proteja, sin usarlos como armas en esta arena política”, indicó Valdés.

Mientras esta solución llega, líderes activistas siguen invitando a los jóvenes a que renueven su DACA de inmediato, además de de acercarse a organizaciones para obtener más información sobre el estado del mismo.