¿Hay alternativas para los imprevistos?

Foto: Shutterstock

Vivir con lo justo hasta que se cobra la próxima nómina es una realidad para muchas familias. Los datos de la Reserva Federal apuntan a que el 40% de los adultos no podía hacer frente a un gasto inesperado de $400 en 2017, cuando la economía y el empleo crecían a buen ritmo.

Pero estos gastos inesperados ocurren. Una visita al dentista por un dolor repentino en una muela o la llamada de urgencia al cerrajero. Situaciones como estas dejan a muchas familias entre la espada y la pared cuando ya tienen problemas para pagar la factura de la luz. Y la banca tradicional no ha estado atendiendo estas necesidades.

Por eso, muchas personas acuden a prestamistas del día de pago (Payday loans) que prestan pequeñas cantidades con intereses tan altos que rondan las tres dígitos porcentuales. Normalmente los clientes tienen que pedir más préstamos para poder devolver lo que deben ya que estos prestamistas no verifican si el acreedor puede endeudarse.

En Nueva York no pueden operar porque están prohibidas las tasas de interés del más de 25% y en otros lugares están relativamente regulados.

La Oficina de Protección al Consumidor Financiero tenía preparada una regulación de estas firmas que con la actual administración no verá la luz. Pero en mayo la Oficina del Contralor de Divisas (OCC) abrió la puerta a que la banca tradicional pudiera hacer préstamos de baja cuantía con condiciones muy vagas.

Esta semana, US Bank, el séptimo mayor de EE UU por activos y con sede en Minneapolis es el primero de la gran banca que pone en marcha un programa de préstamos de baja cuantía a corto plazo. Se llama Simple Loan y permite que los clientes tomen prestados entre $100 y $1,000 sin comisiones ocultas. La devolución del préstamo en tres meses con un pago fijado y se cobran $12 por cada $100 prestados si la devolución se hace con la opción del autopago.

Si se paga manualmente cuesta más.

No es barato. Si se piden prestados $400 con autopago la comisión será de $48 por lo que se pagará un total de $448 en tres meses. El APR, o costo anual de tomar prestado, es así del 70.65%. El banco, de hecho, reconoce que es un préstamo de alto costo y hay otras opciones (créditos sin aval, tarjetas de crédito o una línea de crédito de reserva que es como una protección al sobregiro).

En un comentario personal en Twitter, Nick Bourke, director finanzas del consumidor de The Pew Charitable Trusts decía que este producto podría ser un cambio en “el paradigma de la banca”.

No todas las organizaciones ven esta opción como una alternativa positiva.

Graciela Aponte-Díaz, directora de políticas del Center for Responsible Lending (CRL) en California, explicaba a este diario que están en contra de esta iniciativa “porque el interés que se paga por estos préstamos es muy alto y tampoco se chequea que quienes piden el préstamo lo puedan devolver”.

Aponte-Díaz que este tipo de producto está en contra de las legislaciones de muchos estados que no permiten una tasa de interés tan alta. Desde la CRL se aboga porque estos tipos de préstamos de alto riesgo no tengan una tasa de interés de más del 36%.

Además le preocupan dos cosas, la primera es que si no se devuelve el dinero en los plazos “¿qué van a hacer? ¿retiran el dinero de la cuenta?”. La segunda cuestión es que los préstamos que ayudan a establecer mejor una historia crediticia suelen ser de 12 meses y estos pueden terminar perjudicando y dañando el crédito si no se pagan.

Las otras alternativas que están llegando gracias a la tecnología es tener avances de las nóminas que ofrecen empresas en la red como PayActive o True Connect. Estas están ligadas al gestor de las nóminas de grandes empresas y permiten tomar un adelanto de cantidades pequeñas, ya ganadas, días antes del día oficial de cobro.

En el caso de True Connect, Aponte-Díaz explica que le parece positivo que el préstamo se pueda pagar en el curso de un año y que el interés sea del 24.9%.

¿Qué hay que tener en cuenta?

Para saber cuál es la mejor alternativa en caso de necesidad, desde el CRL se pide que el consumidor se asegure de que: