Video: El emotivo mensaje que los médicos dieron a un niño donador antes de extraer sus órganos

El pequeño de 12 años sufrió muerte cerebral
Video: El emotivo mensaje que los médicos dieron a un niño donador antes de extraer sus órganos
Foto: Unsplash

Un pequeño de 12 años sufrió un traumatismo craneoencefálico que le provocó muerte cerebral. Su familia decidió donar sus órganos para cambiar la vida de otros cinco niños que estaban en lista de espera por riñones, córneas e hígado.

Antes de detener el flujo sanguíneo del menor y proseguir a la extracción multiorgánica, los médicos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Querétaro, México, leyeron un emotivo mensaje para el pequeño donador y guardaron un minuto de silencio.

Las córneas, los riñones y el hígado del niño donador fueron trasladados a diferentes centros especializados de ese país para su conservación y trasplante.

El conmovedor momento fue compartido en las redes sociales de la institución médica y se volvió viral.

Este es el mensaje leído por una de las doctoras:

El día vendrá cuando mi cuerpo descanse sobre una sábana. Un doctor determinará que mi cerebro ha dejado de funcionar y entonces todos los intentos y propósitos serán en vano, pues mi vida habrá terminado.

Cuando esto ocurra, no intenten colocar vida artificial en mi cuerpo con el uso de máquinas y no llamen a esto mi lecho de muerte. Llámenlo mejor mi lecho de vida y permitan que mi cuerpo ayude a otros en su intento por continuar viviendo.

Den mis ojos al hombre que nunca ha visto un amanecer, la cara de un niño o la mirada de una mujer embarazada. Den mi corazón a la persona a la que su propio corazón solo le causa días dolorosos sin final. Den mis riñones a aquellos que dependen de una máquina para existir semana a semana. Tomen mis huesos, mis músculos, cada nervio de mi cuerpo y encuentren la manera de hacer caminar a un niño.

Si tienen que enterrar algo, que sean mis faltas, mis debilidades y todos mis prejuicios en contra de mi hermano el hombre.

Y si por casualidad quieren recordarme, háganlo con una acción agradable o una palabra de aliento para alguien que lo necesita.