Juez rechaza pedido vecinal para detener cierre de línea L del Metro

Piden una revisión ambiental, alegando el caos y la contaminación que generará el proyecto por 15 meses
Juez rechaza pedido vecinal para detener cierre de línea L del Metro
La comunidad pide un mejor servicio de transporte subterráneo, pero se opone a los cierres por reparaciones
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

Activistas de Soho, Greenwich Village y el Lower East Side presentaron una demanda ayer en la Corte Suprema de Manhattan, luego de un reclamo anterior en una corte federal para detener el anunciado cierre por 15 meses de la línea L del Metro.

Su abogado, Arthur Schwartz, dijo que los federales ignoraron 209 comentarios negativos sobre el cierre, por lo que pidieron a un juez estatal que actuara. Pero hoy el juez Franc Perry, de la Corte Suprema de Manhattan, Franc Perry, negó la solicitud para restringir la construcción de 24 a 12 horas al día.

Los residentes solicitaban una revisión ambiental, alegando que el proyecto interrumpirá sus vidas con un gran aumento en el número de autobuses, cierres de calles y construcciones ruidosas, reportó New York Post.

El cierre proyectado de 15 meses de la línea que se extiende desde Canarsie en Brooklyn hasta 8th Avenue y 14th St en Manhattan está programado para comenzar en abril de 2019.

El temor por el cierre ha empezado a dar señales de afectar la economía, con una caída en los precios de alquileres en Williamsburg, tanto de apartamentos como locales comerciales. Se habla de un éxodo de residentes y una baja en los visitantes desde Manhattan.

También hay temor en el East Village, donde mucha de la vida nocturna depende de vecinos de Williamsburg. Al menos en el arranque, mientras se acostumbran a las alternativas de autobuses que se han planeado para que comiencen con anticipación, desde el próximo 6 de enero.