Líderes neoyorquinos cierran filas en apoyo a comunidad judía

Mientras tanto, en la ciudad y a través del estado disponen incrementar la seguridad en templos
Líderes neoyorquinos cierran filas en apoyo a comunidad judía
El NYPD custodia fuera del templo judío Emanu-El en la calle 65 en Manhattan.

NUEVA YORK.- Los funcionarios elegidos y líderes de las principales organizaciones defensoras de Nueva York plegaron en solidaridad de la comunidad judía para condenar el ataque del sábado en una sinagoga en Pittsburgh que dejó varias víctimas fatales.

“No permitiremos que el odio crezca en la ciudad de Nueva York. No permitiremos las voces de odio ni permitiremos actos de violencia aquí. La mejor manera de estar seguros y de que vivamos en un lugar de paz es garantizar que las casas de culto estén protegidas”, dijo el alcalde de Nueva York Bill de Blasio, durante su intervención una vigilia interreligiosa celebrada en Manhattan este domingo.

De Blasio también acudió a varios eventos de solidaridad, entre ellos a una vigilia en la Liga Antidifamación judía (ADL).

El ataque ocurre mientras se registra un aumento alarmante de incidentes antisemitas en todo el país; en 2017, dichos incidentes aumentaron un 57% según la ADL, lo que representa el mayor incremento anual desde que esta organización comenzó a registar tales incidentes hace casi cuatro décadas.

“El ataque a la comunidad judía en cualquier lugar es también un ataque a nuestra comunidad judía. Así es como lo vemos. Cuando vemos un ataque en cualquier parte del mundo, el NYPD entra en acción. Necesitamos enviar un mensaje que nunca toleraremos el antisemitismo y que no lo tomamos a la ligera”, insistió el alcalde neoyorquino.

El gobernador de Nueva York Andrew Cuomo subrayó que la familia de Nueva York se lamenta por aquellos que fueron asesinados y reza por los que resultaron heridos en el atroz y horrible asesinato en masa en Pittsburgh.

“Los informes iniciales sugieren que este acto de violencia armada sin sentido fue un ataque antisemita y nos unimos a la comunidad judía en este difícil momento como siempre lo hemos hecho antes. Nosotros, como nación, debemos estar juntos para enfrentar a las fuerzas destructivas del odio en todas sus formas”, dijo el gobernador.

Cuomo anunció que como medida de precaución, dispuso que la Policía Estatal aumente las patrullas alrededor de los centros judíos y casas de culto en todo el estado.

La defensora del pueblo Letitia James también emitió una declaración de condena sobre el tiroteo que dejó 11 personas muertas y casi un centenar de heridos.

“Este ataque es devastador. Nueva York está desconsolada por nuestros vecinos de Pittsburgh, y nuestras oraciones están dirigidas a las víctimas, a sus familias, a los socorristas y a toda la comunidad judía”.

James agregó que los lugares de culto son espacios sagrados donde las personas se juntan para orar y no deben ser espacios de odio y horror como el ocurrido.

La defensora dijo que la tragedia es el resultado de dos crisis que enfrenta el país: el fácil acceso a las herramientas de la muerte y al odio desenfrenado.

“Debemos enfrentarnos al fanatismo y a los fabricantes de armas que permiten estos embates mortales. Nuestra nación está llorando hoy”, dijo James.

El departamento de Policía de la ciudad (NYPD) ha aumentado la seguridad en las sinagogas y otras instituciones religiosas en la ciudad de Nueva York, aunque los funcionarios dijeron que no existen amenazas creíbles de un ataque similar en la ciudad.

De su parte la congresista demócrata por Nueva York Nydia Velázquez en su cuenta de Twitter llamó a frenar la violencia de las armas de fuego.

“Con el corazón roto por la violencia sin sentido en Pittsburgh, las condolencias no son suficientes. Una vez más se nos recuerda la necesidad de un control de armas más fuerte. También debemos dedicar recursos adicionales para combatir los delitos de odio como lo haría mi ley, la Ley de asistencia a las víctimas de delitos de odio”.

Entre tanto, Steven Choi, director ejecutivo de la Coalición de Inmigración de Nueva York (NYIC) dijo que las comunidades de inmigrantes de Nueva York condenan el horroroso ataque terrorista Pittsburgh.

“Este ataque violento es la consecuencia directa de un discurso permanente de odio vicioso a menudo dirigido por el presidente Trump, que se dirige a los refugiados, inmigrantes, minorías y cualquier persona considerada como de “otra clase”.

La Coalición de Inmigración está firme con el pueblo judío y los estadounidenses para condenar este odio antisemitista, agregó Choi.

El embajador Dani Dayan, cónsul general de Israel en Nueva York deploró el atentado afirmando que: “hoy el antisemitismo asesino ha llegado a nuestras fronteras y el Estado de Israel colabora con la comunidad judía de Pittsburgh, hombro con hombro”.

El Consulado en Nueva York, que también tiene jurisdicción en Pensilvania, agregó Dayan, “se solidariza y lamenta profundamente el horrible asesinato de los fieles judíos en Pittsburgh.

El presidente del condado de Brooklyn, Eric L. Adams, se unió a la Coalición de la Comunidad Judía de Flatbush (FJCC), al concejal Chaim Deutsch, y a una amplia gama de líderes interreligiosos para condenar el ataque en Pittsburgh, considerado uno de los peores ataques contra la comunidad judía.

Adams destacó la necesidad de poner fin a la violencia con armas de fuego e hizo un llamado a las casas de culto en todo el condado para que permanezcan vigilantes ante las crecientes amenazas a la seguridad en todo el país.