Jóvenes latinos muestran fuerza y poder político con el voto

En un mensaje de rechazo a la Administración Trump, menores de 30 años se consolidan como un movimiento más allá de las urnas e invitan a votar en los comicios del martes
Jóvenes latinos muestran fuerza y poder político con el voto
Jóvenes latinos Alexis Ortiz, Jennifer Díaz, Kevin Finnegan Díaz y Andrés Aguirre, se convierten en una nueva fuerza electoral en medio del clima anti-inmigrante del a Administración Trump
Foto: El Diario

Desde que Donald Trump asumió la Presidencia del país, la comunidad inmigrante e indocumentada ha sido objeto de duros ataques que han servido como caldo de cultivo para que en medio del rechazo a iniciativas federales, rostros nuevos como Alexandría Ocasio-Cortéz, Catalina Cruz, Julia Salazar, Karines Reyes y Jessica Ramos, se hayan convertido en un fenómeno progresista en el ruedo político neoyorquino. Su elección hace contrapeso al inquilino de la Casa Blanca.

Aunque los reflectores han estado puestos sobre ellas desde que conquistaron la nominación del Partido Demócrata en las primarias, y están a solo unas horas de recibir formalmente su boleto para sentarse en el Congreso y la Legislatura estatal el próximo año, detrás de su victoria hay toda una base sólida. Como ocurre en las colonias de hormigas, el trabajo en equipo, la colaboración y la conciencia de comunidad, han sido la llave del triunfo. Y en un hecho que llama la atención de expertos y analistas políticos, los jóvenes, especialmente “milenials” y menores de 23 años, pertenecientes a la llamada “generación Z” han generando todo un movimiento de sangre nueva, en el que según dicen, entienden el voto como un arma poderosa para promover cambios y llevar al Estado y el país por un rumbo diferente.

Así lo defiende con mucha propiedad Emilio Véles, quien con apenas 19 años y rostro de niño, afirma que salir a las urnas es el mejor golpe contra los abusos del Gobierno federal. El mexicano, estudiante de ingeniería de sistemas, se prepara para votar por primera vez este martes en las elecciones estatales y el empujón final se lo dio, sin querer, el propio Presidente, asegura.

“En este momento Trump está atacando a los inmigrantes a la comunidad LGBTQ y a las mujeres, y está cometiendo muchos abusos, pero cuando escuché esta semana la idea que tiene de negarle la ciudadanía a niños hijos de indocumentados, no tuve ninguna duda de que tengo que salir a votar”, comenta el residente de Queens, quien se define como parte de un movimiento de “gente joven que quiere liderar” y no ser manejada. “Por eso es urgente que votemos, para que escuchen nuestras voces, para que sepan que no tenemos miedo y para elegir a candidatos que promuevan protecciones y planes que ayuden a nuestras comunidades”.

El adolescente confiesa que muchos de sus amigos todavía no encuentran el sentido de votar, incluso su propio hermano gemelo no lo hará, pero reconociendo que cada vez hay más jóvenes interesados en asuntos políticos propone que las escuelas asuman el reto de formar políticamente a los estudiantes, pues siente que hay un vacio.

“Me gustaría que hubiera un programa de política en las escuelas, como parte del currículo, porque cuando estaba en la escuela nadie sabía nada de nada… solo éramos niños y no podemos dejar que las cosas nos afecten sin hacer nada, más ahora que Trump está en el poder. Eso no es un chiste”, agrega el futuro votante.

Imagen de ‘La Migra’ que cambió todo

Con 23 años, el colombiano Alexis Ortiz confiesa que cuando tenía 18 años no tenía ningún interés en asuntos políticos, pero unas imágenes crudas lo hicieron “reaccionar” y sumarse a la ola de jóvenes , a los que él califica como ciudadanos “con responsabilidad política”.

“Cuando yo vi en la televisión que la gente de ICE estaba separando a mujeres de sus hijos y que había muchos casos de abuso me di cuenta que la mejor manera de poder hacer un cambio es votando”, dice Ortiz, quien reconoce que la retórica y “políticas injustas” de la Administración Trump ha llevado a que muchos jóvenes como él “despierten” y den el paso adelante, pero agrega que no valen la pena tantos atropellos.

Emilio Véles, va a votar por primera vez el martes

“Yo no digo eso porque tenga deseos de ser alguna vez un político, pero mis padres fueron inmigrantes y sé que los inmigrantes pasan por cosas muy difíciles, por eso cuando yo veo a una candidata como Catalina Cruz, que es el reflejo de muchos amigos y familiares míos, tengo en mi camino a una inspiración que me hace asumir el voto con mayor seriedad”, dice el joven, agregando que la “responsabilidad política” va más allá de salir a votar.

“También debemos tratar de educar a otros. Sé que es difícil, porque yo a mis hermanos los traté de convencer de votar, pero no lo van a hacer porque ellos creen que no vale la pena. Muchos jóvenes están decepcionados, pero al menos logré convencer a uno de mis amigos. Ese es un triunfo”, advierte el colombiano, quien a pesar de apoyar firmemente a su candidata advierte que si no cumple sus promesas de campaña, será el primero en protestar y exigirle que rinda cuentas.

Abusos que la motivaron

Jennifer Díaz, hija de padres mexicanos y salvadoreños, asegura que una gran motivación para votar fue la defensa a la mujer en época de abusos y malostratos desde Washington. “Es importante que estemos peleando por nuestros derechos, porque al fin del día él (Trump) no tiene que meterse en derechos que son míos y de las mujeres. Necesitamos mujeres que nos representen, por eso voto también”, dijo.

Cruzando el puente, en Brooklyn, Gabby Vásquez, una dominicana-boricua, de 21 años, es otro de los rostros de ese movimiento de jóvenes, y asegura que aunque Alexandría Ocasio-Cortéz la impulsó más a tener más conciencia política, desde muy niña, en su casa, sus padres le inculcaron el valor del voto.

“Mi mamá siempre nos educó sobre ese asunto y cuando hay elecciones siempre salimos juntas a votar y mi hermanita de 15 años está esperando poder ejercer un derecho, que califica como “un tesoro”.

“Yo digo que si tenemos la oportunidad de votar, tengo la es una obligación de aprovechar ese privilegio, porque aunque soy joven, estoy decidiendo sobre qué tipo de futro quiero para mí y bajo el actual clima con Trump tenemos que organizarnos más y pelear no a golpes sino manifestándonos y votando”, agrega la estudiante de diseño de modas.

La residente de Park Slope agrega que es importante ver en el Gobierno a mujeres como a la futura senadora estatal Julia Salazar, que para ella son una manera de que los jóvenes entiendan los asuntos políticos como algo cercano que no es otros mundos.

“Resulta muy inspirador verla a ella, siendo joven y amante del arte, como yo y es un ejemplo de que la escena política no solo es para los ricos o los blancos”, dice la votante, al tiempo que agrega que de paso las mujeres latinas que se aprestan a sentarse en las sillas del poder también la han influenciado en su nivel más personal.

“Yo admiro a Alexandría Ocasio-Cortéz, pero también a Julia Salazar. Ambas son latinas, pero son dos tipos de latinas muy diferentes y eso a mí me ayudó a sentirme más cómoda conmigo misma y entender que hay todo tipo de hispanos, que no todos tenemos que ser iguales y que en esa diferencia está nuestra riqueza”.

Nueva generación se levanta

Para el analista político Carlos Vargas, ese movimiento de jóvenes interesados en política es, en buena parte, un efecto “post” a la elección de Donald Trump como presidente, que, como ha ocurrido en otros momentos históricos, muestra que ante situaciones difíciles la población de menor edad es la primera en levantarse.

“Estas elecciones han tocado un nervio, no solo en quienes apoyan a Trump de manera férrea y que entre los republicanos le dan el 80% de imagen positiva, sino también ha puesto el dedo en la llaga y ha mortificado a otro segmento del electorado por las medidas que ha tomado en su Presidencia y como los jóvenes se han visto en gran medida afectados, se han levantado a apoyar candidatos progresistas”, explica el analista.