Renuncia de Sessions, arquitecto de política de “tolerancia cero” en frontera sur, es aplaudida por activistas

Líderes demócratas y republicanos del Senado advirtieron a Trump que no interfiera con la investigación de Mueller sobre la trama rusa
Renuncia de Sessions, arquitecto de política de “tolerancia cero” en frontera sur, es aplaudida por activistas
El fiscal general Jeff Sessions renuncia tras el pedido de Trump.
Foto: JIM WATSON/AFP/Getty Images

WASHINGTON—El fiscal general, Jeff Sessions, arquitecto de la política de “tolerancia cero” en la frontera sur y uno de los rostros más visibles en el combate a la inmigración ilegal, presentó este miércoles su renuncia pero, según activistas, deja un legado que ha golpeado con dureza a la comunidad inmigrante en el país.

Sessions presentó su carta de renuncia por petición del presidente Donald Trump, tras soportar por más de un año numerosos ataques y humillaciones del mandatario sobre su gestión al frente del Departamento de Justicia. Las humillaciones venían desde su cuenta en Twitter, en reuniones del Gabinete, en entrevistas o en persona.

Trump ganó la contienda de 2016 con promesas de construir un muro fronterizo e imponer “mano dura” contra los cruces ilegales en la frontera, para la cual Sessions tuvo un papel predominante.

Sessions, considerado un “halcón” en materia migratoria cuando fue senador por Alabama, fue el primer senador republicano en apoyar la candidatura de Trump cuando otros lo criticaban, y el mandatario premió su lealtad nombrándolo fiscal general.

Una renuncia sin sorpresas

La “renuncia” no causó sorpresas en círculos políticos, debido a las tensas relaciones entre Trump y Sessions desde que éste se recusó en marzo de 2017 de las investigaciones sobre la presunta colusión de la campaña presidencial republicana con Rusia en 2016.

Sessions no quiso parte en la polémica debido a que él jugó un papel activo como asesor en la campaña de Trump durante la contienda presidencial, y tuvo dos reuniones con el embajador de Rusia en Washington,  Sergey Kislyak.

La revelación de sus reuniones con Kislyak contradijo sus declaraciones bajo juramento durante sus audiencias de confirmación en el Senado para fiscal general, cuando negó cualquier contacto con autoridades rusas.

En junio de 2017, Sessions explicó que se recusó no porque ha hecho algo indebido sino por un reglamento del Departamento de Justicia que prohíbe participar en investigaciones si hay vínculos con las personas bajo investigación.

El reglamento en cuestión dicta que empleados del Departamento de Justicia no pueden participar en ninguna investigación criminal o proceso judicial si tienen “una relación personal o política con cualquier persona u organización implicada sustancialmente en la conducta” que está bajo escrutinio, o que esté directamente afectada por lo que resulte de la investigación.

Pero las explicaciones de Sessions nunca bastaron para Trump, quien lo responsabilizó por la designación del fiscal especial, Robert Mueller, quien tomó las riendas de la investigación de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) en mayo de 2017.

Trump había sugerido varias veces su intención de despedir a Sessions pero en cada ocasión sus asesores le aconsejaron que no lo hiciera, o al menos esperara hasta después de los comicios de mitad de término.

Sessions será reemplazado de forma interina por su jefe de personal, Matthew G. Whitaker, según informó Trump en su cuenta en Twitter. Whitaker supervisará la investigación de Mueller, quitando de esa labor al subfiscal general, Rod Rosenstein.

Whitaker, un exfiscal general en Iowa, ha criticado la investigación de Mueller, sobre la injerencia de Rusia en los comicios de 2016 y la posible colusión de la campaña presidencial de Trump con Moscú ese año.

Los demócratas, a su vez, han pedido a Whitaker que se recuse de supervisar la investigación sobre la trama rusa y tampoco intente interferir con la labor de Mueller. Sin embargo, no está claro que haya razones válidas para que Whitaker se recuse, pese a sus conocidas críticas contra el FBI.

¿Qué pasará con la investigación de Mueller?

La líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, afirmó en Twitter que la renuncia forzada de Sessions no es más que “otro esfuerzo descarado” de Trump por minar y poner fin a la investigación de Mueller.

Por su parte, durante una rueda de prensa en el Capitolio, el líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, repitió su advertencia de que cualquier esfuerzo por sabotear o terminar la investigación conllevaría a una “crisis constitucional”.

En la mañana, durante su propia rueda de prensa, Trump se mostró convencido de que él sí tiene autoridad para desmantelar la investigación pero, según afirmó, no lo ha hecho por razones políticas.

En todo caso, los demócratas han exigido explicaciones sobre la renuncia de Sessions, que surgió un día después de que éstos recuperaran el control de la Cámara de Representantes en los comicios de mitad de término, y pasarán a ser la mayoría el próximo 3 de enero.

Varios líderes de la oposición afrontan presiones de su base para iniciar investigaciones sobre la Administración Trump, e incluso un juicio político contra el mandatario.

El Senado, bajo control republicano, nunca sometió a voto una medida bipartidista para proteger la investigación de Mueller, pero ahora los demócratas insisten en el asunto. El senador Bernie Sanders advirtió a Trump de que interferir con la investigación sería causa para un juicio político.

Solo tres senadores republicanos, Susan Collins, Lamar Alexander y Jerry Moran, han advertido públicamente contra cualquier interferencia en la investigación de Mueller.

Anne Tindall, abogado del grupo “Protect Democracy”, instó al Departamento de Justicia a que proteja la investigación para que los responsables “de este asalto a nuestra democracia rindan cuentas por la vía legal y política”.

“Whitaker no es la persona apropiada para supervisar la investigación rusa y no debe hacerlo. Es imperativo que el fiscal general interino tome los pasos necesarios para asegurar la integridad de la investigación y la rendición de cuentas de quienes manipularon la elección de 2016”, enfatizó.

El legado de Sessions con los inmigrantes

Trump se apoyó en Sessions para el recrudecimiento del combate contra los inmigrantes indocumentados en la frontera sur y al interior del país.

“Hicimos nuestra parte para restablecer el cumplimiento (de las leyes de) inmigración”, afirmó Sessions en su misiva.

Así, su legado está en la política de “tolerancia cero” en la frontera sur y la criminalización de los cruces ilegales; en la separación de más de 2,550 niños de sus padres en la frontera; en las mayores restricciones para el proceso de asilo, y en la persecución de presuntos pandilleros.

Sessions también lideró el combate contra las “ciudades santuario” y fue quien anunció en septiembre de 2017 el desmantelamiento del programa de “acción diferida” (DACA) de 2012. El asunto sigue en los tribunales, pero el lunes pasado, el Departamento de Justicia pidió al Tribunal Supremo que acepte a trámite una demanda contra el programa.

Activistas consultados hoy por este diario coincidieron en que cada una de esas medidas ha tenido, por sí solas o en su conjunto, un grave impacto en la comunidad inmigrante, que ahora incluye centenares de miles de familias con estatus migratorio mixto.

Marielena Hincapié, directora ejecutiva del Centro Nacional para Leyes de Inmigración (NILC), señaló que Sessions “tomó pasos sin precedente para criminalizar a los inmigrantes al cambiar radicalmente las políticas de larga data”, incluyendo un “agresivo” enjuiciamiento de los inmigrantes y la detención prolongada de niños y familias.

“Sus constantes ataques contra las mujeres, inmigrantes, comunidades minoritarias, y el imperio de la ley fueron una deshonra para nuestras comunidades y nuestra Constitución”, afirmó Hincapié.

“El Senado fracasó rotundamente en su labor cuando confirmó al fiscal general Sessions, al no asegurar que el fiscal general fuese alguien que defendiera el imperio de la ley para todas las personas. Tienen una oportunidad de corregir este error, y no deben desperdiciarla”, puntualizó la experta.

Por su parte, Pili Tobar, directora gerente del grupo “America´s Voice”, dijo que Sessions “ha sido uno de las figuras más antiinmigrantes en este país y ha causado mucho daño a los inmigrantes durante su carrera política como senador y como Secretario de Justicia”.

Tobar destacó la urgencia de que el futuro reemplazo de Sessions sea alguien “que respete nuestras leyes y los límites de poder del Ejecutivo y del Departamento de Justicia, y que honre nuestros valores como una nación de inmigrantes, que son personas con derechos humanos que merecen respeto y dignidad”.

Alrededor de la web