40 años de cárcel para terrorista canadiense que planeó atacar Times Square y el Metro de NYC

El FBI abortó su plan, junto a otros dos socios, de lo que se consideró una continuación del 11S

40 años de cárcel para terrorista canadiense que planeó atacar Times Square y el Metro de NYC
El canadiense Abdulrahman El Bahnasawy fue detenido en 2016
Foto: ARCHIVO

El terrorista canadiense Abdulrahman el Bahnasawy, acusado de planear ataques en Nueva York durante el verano de 2016 en nombre del grupo terrorista Estado Islámico (EI), fue condenado ayer a 40 años de cárcel.

Según un comunicado del Departamento de Justicia, una vez recupere su libertad, El Bahnasawy (20) permanecerá vigilado el resto de su vida. Al momento de ser detenido, tenía 18 años de edad y se declaró culpable en octubre de 2016 de siete cargos.

“Planeó la detonación de bombas en Times Square y en el sistema de metro de Nueva York, así como disparar a civiles en salas de conciertos”, dijo el asistente del fiscal general para asuntos de seguridad nacional, John C. Demers.

Junto al sentenciado, las autoridades acusaron a otras dos personas: Talha Haroon, estadounidense de 20 años residente en Pakistán; y el filipino Rusell Salic (38).

Según la Fiscalía, el acusado principal y sus socios pretendían hacer “el siguiente 11S”, en referencia a los atentados contra las torres gemelas el 11 de septiembre de 2001.

Comunicándose a través de aplicaciones de mensajería de internet, estos tres hombres planificaron ataques con bombas y tiroteos en zonas de la ciudad de Nueva York densamente pobladas, durante el mes de Ramadán de 2016 en nombre del Estado Islámico, según el comunicado del Departamento de Justicia.

El Bahnasawy compró materiales para fabricar bombas y fue arrestado el 21 de mayo de 2016 tras viajar de Canadá a EEUU para llevar a cabo los ataques.

Haroon, que estaba en contacto con El Bahnasawy, fue arrestado en Pakistán en septiembre de 2016 y está a la espera de ser extraditado a EEUU.

Y Salic facilitó medios económicos de cara a la operación y fue detenido en abril de 2017 en Filipinas, donde también está a la espera de una extradición.

Los planes terroristas fueron descubiertos después de que el estadounidense y el canadiense se contactaron con un supuesto seguidor del Estado Islámico, que resultó ser un agente encubierto del FBI, detalló el documento del Departamento de Justicia.

El joven terrorista que admitió tramar los ataques en conciertos, tiene un historial de problemas mentales y de uso de drogas, según documentos revelados tras su detención.